Escala de caída de Morse

Fig. 1FlujogramaImagen a tamaño realCaracterísticas de partidaSe recogieron las características de partida de 137 participantes (Tabla 2). La edad media de los participantes era de 80,5 años, la mayoría eran mujeres, holandesas, vivían de forma independiente y eran viudas/os. La mayoría de los participantes indicaron tener problemas de movilidad (73%) y de actividades cotidianas (64%). Además, el 70% de los participantes indicaron experimentar dolor y malestar. Se detectó un alto riesgo de caídas en el 64% de los participantes. Se observaron varias diferencias entre los participantes con un riesgo de caída alto y bajo. Los participantes con un alto riesgo de caída tenían una puntuación de utilidad EQ-5D más baja que los que tenían un bajo riesgo de caída (0,55 frente a 0,71, valor p = <0,001). Además, los participantes con un alto riesgo de caídas tenían más problemas de movilidad (85% vs 52%, valor p = <.001), de autocuidado (52% vs 22%, valor p = .001) y de actividades diarias (78% vs 40%, valor p = <.001) que los participantes con un bajo riesgo de caídas.

Fig. 2Preferencias de ejercicio de los participantes respecto a la prevención de caídas (n = 134 (hombres y mujeres juntos n = 132)). Faltan los datos de 3 participantes, puesto que ya se habían apuntado a un programa de prevención de caídas antes de entrar en el estudioImagen a tamaño completoProgramas de prevención de caídasPara 31 participantes (32%), seis de las siete preferencias estaban presentes, y para 38 participantes (40%), todas las preferencias estaban presentes en el programa de prevención de caídas que iniciaron. En 19 participantes (20%) se cumplieron al menos cuatro preferencias y sólo en ocho participantes (8%) se cumplieron tres o menos preferencias. Finalmente, la mayoría de los participantes empezaron con un programa de prevención de caídas basado en el individuo (63%), gratuito (63%) y en casa (53%). Al comparar los participantes con un riesgo de caída alto y bajo, un mayor porcentaje de los que tenían un riesgo de caída alto empezaron con un programa individual gratuito (71% frente a 49%, valor p = 0,014) y en casa (61% frente a 40%, valor p = 0,025) que los que tenían un riesgo de caída bajo. En la Tabla 3 se puede encontrar un resumen de los programas de prevención de caídas elegidos por los participantes.

Leer más  Lancome teint idole ultra wear

Estrategia de prevención de caídas dirigida a los problemas de marcha, debilidad muscular o equilibrio

Las caídas son frecuentes en los adultos de 65 años o más. En Estados Unidos, aproximadamente un tercio de los adultos mayores que viven en casa y cerca de la mitad de las personas que viven en residencias de ancianos se caen al menos una vez al año. Hay muchos factores que aumentan el riesgo de caídas en los adultos mayores. Entre ellos se encuentran los problemas de movilidad, los trastornos del equilibrio, las enfermedades crónicas y los problemas de visión. Muchas caídas causan al menos alguna lesión. Éstas van desde contusiones leves hasta huesos rotos, lesiones en la cabeza e incluso la muerte. De hecho, las caídas son una de las principales causas de muerte en los adultos mayores.

Una evaluación del riesgo de caídas sirve para averiguar si su riesgo de caídas es bajo, moderado o alto. Si la evaluación muestra que tiene un riesgo elevado, su proveedor de atención médica y/o su cuidador pueden recomendar estrategias para prevenir las caídas y reducir la posibilidad de lesiones.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y la Sociedad Americana de Geriatría recomiendan una evaluación anual de las caídas para todos los adultos de 65 años o más. Si el cribado muestra que está en riesgo, es posible que necesite una evaluación. La evaluación incluye la realización de una serie de tareas denominadas herramientas de evaluación de caídas.

Herramienta de evaluación del riesgo de caídas

La mayoría de las lesiones que afectan a las personas mayores son el resultado de caídas, pero las caídas no ocurren simplemente al envejecer. La mayoría de las veces, las caídas se producen debido a uno o varios factores de riesgo. Entre ellos se encuentra el estado físico o un problema médico, así como los riesgos de seguridad en el hogar o el entorno comunitario. Entre los factores de riesgo personales se encuentran la debilidad muscular, especialmente en las piernas; la falta de equilibrio y la dificultad para caminar; así como un descenso repentino de la presión arterial (hipotensión postural) al levantarse después de estar tumbado o sentado.Las caídas pueden provocar fracturas de huesos, como las de las muñecas, los brazos o la cadera. Incluso pueden causar lesiones en la cabeza. Las personas que se caen con frecuencia pueden desarrollar un miedo a las caídas, lo que puede hacer que reduzcan sus movimientos, tengan reflejos más lentos y dejen de realizar actividades cotidianas. Como resultado de la reducción de la actividad física, uno se debilita, y esto aumenta las posibilidades de caerse. Aunque las caídas pueden producirse por accidentes o factores de riesgo,

Leer más  Avene protector solar con color

Realizar al menos 150 minutos de actividad física a la semana fortalecerá sus músculos y le ayudará a aumentar la flexibilidad y la resistencia. Intente realizar ejercicios de fuerza y equilibrio al menos dos veces por semana. Comprobará que su equilibrio y su forma de andar mejoran y reducen el riesgo de caídas. La actividad física regular también reducirá los síntomas de hipotensión postural.

Evaluación del riesgo de caídas

Las caídas son la principal causa de lesiones mortales y no mortales entre los adultos de 65 años o más. Casi un tercio de los adultos mayores dicen que se caen cada año, lo que provoca unos 7 millones de lesiones; el 10% de las caídas provocan lesiones graves. Más de 3 millones de adultos mayores son atendidos en las salas de urgencias de Estados Unidos cada año a causa de caídas; el 25% de ellos son hospitalizados y casi el 1% muere. A pesar de la frecuencia de las caídas, la mitad de los adultos mayores que se caen no comentan la caída con sus proveedores de atención médica, lo que hace que se pierdan oportunidades para prevenir futuras caídas.

Los proveedores de atención primaria (PCP) pueden desempeñar un papel importante en la evaluación y la mejora del riesgo de caídas. La prevención eficaz de las caídas, incluyendo la evaluación y la intervención, tiene el potencial de reducir el deterioro funcional, las lesiones relacionadas con las caídas, las visitas a urgencias, la hospitalización y la institucionalización. A pesar de que la mayoría de los médicos de cabecera son conscientes del riesgo de caídas de los adultos mayores, muchos no están seguros de cuál es la mejor manera de evaluar y reducir el riesgo de caídas en el transcurso de una apretada agenda de trabajo.

Por Pablo Mariscal

Soy Pablo Mariscal periodista especializado en tecnología e informática. Entre mis intereses se encuentran la realidad virtual y la programación, pero mi principal objetivo son las noticias. Llevo cinco años escribiendo sobre tecnología y tres como periodista independiente.