receta de garbanzos y patatas – guiso mediterráneo

Spezzatino di Vitello con Carciofi ~ Después de haber pasado recientemente casi dos meses en Umbría, en lo que debe ser la época más fría del año, nos apetecían constantemente sabrosos guisos y sopas sustanciosas. No hay nada como hacer un delicioso guiso que se cocine a fuego lento durante horas para que la carne se ablande y los sabores se fundan para calentarte desde dentro. Sirve este guiso sobre una almohada de polenta blanda, como se muestra en la foto, o junto a una ración de puré de patatas al ajo o de arroz.

Recientemente he empezado a cubrir todas mis carnes estofadas o guisos como éste con una pizca de gremolata, una mezcla finamente picada de ajo, perejil y limón que me parece que añade un delicioso sabor a cada plato. En Italia tuvimos la suerte de disponer de abundantes alcachofas frescas, pero si no se pueden encontrar buenas alcachofas frescas, las congeladas sirven. También puedes añadir zanahorias, apio o champiñones a este plato si quieres aumentar el factor vegetal.

guisantes verdes a la griega – αρακάς λαδερός

Este guiso “blanco” toma prestado un método de no dorado utilizado habitualmente en la elaboración de la blanquette de veau, uno de los cánones de la cocina francesa. En ese plato, un guiso de ternera, cebollas y champiñones se cubre con una salsa cremosa. La carne nunca se dora (de ahí el término “estofado blanco”); el caldo se espesa con un roux y, tradicionalmente, con un espesante secundario llamado liaison, hecho con huevo y nata, que lo hace excepcionalmente rico. Esta receta, sin embargo, opta por los productos de primavera en lugar de las verduras habituales y hace que el liaison sea opcional (se puede omitir el huevo y sólo remover la nata, sin atemperar). Para hacer una blanquette de veau clásica, vea la variación que sigue.

Blanquear las habas Preparar un baño de agua helada en un recipiente grande para escandalizar las habas (lo que detiene la cocción y conserva su color). Echar las habas en una olla grande con agua salada hirviendo hasta que estén de color verde brillante y apenas tiernas, unos 2 minutos. Sacar los guisantes con una espumadera (o una araña) y sumergirlos en el baño de agua helada. Una vez que estén bien frías, escúrralas y quíteles la piel exterior dura.

asado de ternera – receta

La carne cocinada con alcachofas adquiere un delicioso dulzor que contrasta con el ácido zumo de limón. Este plato suele servirse solo, pero está igualmente delicioso con arroz, orzo o fideos de huevo mezclados con la salsa soleada.

294 calorías; calorías procedentes de la grasa 17%; grasa 5,4g; grasa saturada 2g; grasa mono 0,6g; grasa poli 0,6g; proteínas 36g; hidratos de carbono 26,9g; fibra 9,6g; colesterol 137mg; hierro 4,9mg; sodio 573mg; calcio 128mg.

No sabía que era muy fan de la ternera hasta que probé esta receta. Es difícil imaginar cualquier sustitución, por ejemplo, pollo en lugar de ternera, debido a la extraordinaria combinación de sabores. Lo serví sobre orzo y complementó muy bien el plato. Es perfecto tanto para el día a día como para las ocasiones especiales.

tagine con alcachofas y guisantes/ طاجين القوق والبازلاء

Este post puede contener enlaces de afiliados, lo que significa que como asociado de Amazon recibo un beneficio de las compras elegibles. No hay ningún coste adicional para ti. Por favor, lee mi divulgación para más información.

Por lo general, la preparación del guiso requiere una cocción lenta y prolongada. Por estas razones, es óptimo elegir una carne de excelente calidad y que contenga, al menos en parte, una buena dosis de grasa y nervios. Esto se debe a que con la cocción lenta la grasa se convierte en jugosidad y da una textura apetitosa. Pero cuidado, si los nervios fueran demasiados, te encontrarías con la carne fibrosa.

Para hacer un buen guiso, puedes optar sin embargo por el buey, que tiene una carne muy sabrosa, pero que tiene el inconveniente de una cocción difícil y larga para que se ablande. Además, si no estás familiarizado con la cocción de la carne, existe un alto riesgo de estropear el plato. Por lo tanto, tenga en cuenta que, para evitar que la carne esté dura en la mesa, deberá cocinar la ternera a no más de 75 C° – 167 F° (utilice un termómetro para carne) durante no menos de dos horas.

Leer más  Clara de huevo a punto de nieve

Por Pablo Mariscal

Soy Pablo Mariscal periodista especializado en tecnología e informática. Entre mis intereses se encuentran la realidad virtual y la programación, pero mi principal objetivo son las noticias. Llevo cinco años escribiendo sobre tecnología y tres como periodista independiente.