Patatas al horno kürbis

Cada día, miles de personas buscan “cómo hornear patatas”. Así que, por favor, no te avergüences de estar aquí, definitivamente no estás solo. Aunque la única habilidad en la cocina que necesitas es saber cómo ajustar el temporizador de tu horno, todavía hay muchas maneras de equivocarse. Estos son nuestros mejores consejos para que las patatas al horno salgan siempre perfectas:

Piel seca = piel crujiente al horno, y definitivamente querrás comer la piel. Tiene todo el sabor. Después de fregar bien las patatas, asegúrate de secarlas bien con un paño de cocina limpio. La humedad dará lugar a una tristeza empapada.

También querrás cubrirlas con aceite de oliva. No sólo ayuda a que la piel quede más crujiente, sino que hace que tenga mejor sabor. Frota las patatas por todas partes (las quieres resbaladizas) antes de hornearlas, y luego sazónalas generosamente.  Sin suficiente sal, tendrán un sabor aburrido y simple.

Si no perforas la patata antes de hornearla, es probable que explote en el horno, literalmente. También silbará de forma espeluznante. (Todavía estamos tratando de llegar al fondo de esto.) Pincharla por todas partes con un tenedor o un cuchillo de pelar ayuda a que el vapor salga y evita las dos situaciones anteriores (no ideales).

Patatas dos veces al horno rezept

Sin embargo, como ocurre con todas las cosas elementales, la simplicidad de una patata al horno es engañosa. Todos hemos comido patatas al horno excelentes y patatas al horno terribles. Afortunadamente, una excelente no es más difícil de hacer que una terrible.

Leer más  Recetas de potaje de garbanzos

Utiliza patatas russet para hornear. Son las grandes y afiladas con piel marrón apagada. Son patatas con alto contenido de almidón y funcionan mejor con calor seco. Ese es exactamente el tipo de calor que produce tu horno. Es una combinación perfecta.

Las patatas con alto contenido en almidón, como las pieles rojas o las Yukon gold, son mejores para el calor húmedo: al vapor y hirviendo. Tienen menos almidón y siguen siendo densas después de la cocción, que no es lo que quieres en una patata asada.

Las patatas russet gigantes que se comercializan específicamente para hornear suelen pesar alrededor de medio kilo. Esto es mucha patata. Las que son más realistas para servir como guarnición pesan entre 6 y 8 onzas.

Si quieres abrir esa patata al horno y cargarla con ingredientes sustanciales (como brócoli o chili o carne de cerdo desmenuzada o salsa y guacamole y frijoles negros… suspiro), una patata de 6 a 8 onzas puede ser una buena apuesta, porque la añadirás para hacer una comida completa.

Patatas al horno jamie oliver

Los británicos tienen mala fama por su cocina, y en algunos casos con razón -la carne de vacuno cocida hasta quedar gris y la salsa hecha con gránulos que comía todos los domingos durante mi estancia en Inglaterra no eran el colmo de la grandeza culinaria-, pero maldita sea, hay muchas cosas que hacen mejor que casi todo el mundo. Me refiero a las tartas saladas, el pescado frito, los puddings de Yorkshire y las patatas asadas. El método británico de asar patatas es uno de los que más me gustan. Es sencillo y produce resultados sorprendentes. Se hierven trozos de patata hasta que estén tiernos, se mezclan con grasa (idealmente grasa de vacuno) para desbastar su superficie y luego se asan hasta que estén crujientes.

Leer más  Cómo hacer tallarines chinos

Los pasos de hervir y desbastar son la verdadera clave. Crean una fina lechada de puré de patatas que se adhiere a la superficie de los trozos de patata, que acaba crujiendo maravillosamente en el horno mientras las patatas se asan. Es la técnica que utilizo para la receta de patatas asadas ultra crujientes que publiqué en 2011, y la técnica que utilizo para casi todas las fiestas.

Parrilla de patatas al horno

Cómo asar una patataAquí me gusta utilizar patatas russet, ya que su piel se hincha y queda crujiente en el horno. Junto con las patatas, sólo necesitarás aceite de oliva y sal para hacer esta receta de patatas al horno. Una vez que hayas reunido los ingredientes, sigue estos sencillos pasos:Primero, precalienta el horno a 425 y forra una bandeja para hornear con papel pergamino.

Mientras el horno se precalienta, prepara las patatas. Friega bien las patatas y sécalas con un paño de cocina. A continuación, pincha las patatas con un tenedor varias veces para crear pequeños agujeros en su superficie.  Colóquelas en la bandeja del horno y frótelas por todas partes con aceite de oliva. Espolvoréelas generosamente con sal marina o kosher, y póngalas en el horno caliente para hornearlas.

Hornee de 45 a 60 minutos, hasta que las pieles estén crujientes e hinchadas y pueda pinchar las patatas fácilmente con un tenedor. Utilice guantes de cocina para retirar la bandeja caliente del horno.  Deja que las patatas se enfríen durante unos minutos antes de abrirlas, esponjar su interior y cubrirlas con tus ingredientes favoritos. A mí me gusta la crema agria de anacardos, el bacon de tempeh, el cebollino y la sal y la pimienta.

Por Pablo Mariscal

Soy Pablo Mariscal periodista especializado en tecnología e informática. Entre mis intereses se encuentran la realidad virtual y la programación, pero mi principal objetivo son las noticias. Llevo cinco años escribiendo sobre tecnología y tres como periodista independiente.