modelo de burbuja de internet

La burbuja de las “puntocom” fue un rápido aumento de las valoraciones de las acciones tecnológicas de Estados Unidos impulsado por las inversiones en empresas basadas en Internet durante el mercado alcista de finales de la década de 1990. El valor de los mercados de valores creció exponencialmente durante este periodo, y el índice Nasdaq, dominado por la tecnología, pasó de menos de 1.000 a más de 5.000 entre los años 1995 y 2000. Las cosas empezaron a cambiar en el año 2000, y la burbuja estalló entre 2001 y 2002 con la entrada de la renta variable en un mercado bajista.

El desplome que siguió hizo que el índice Nasdaq, que se quintuplicó entre 1995 y 2000, se desplomara desde un máximo de 5.048,62 el 10 de marzo de 2000 hasta 1.139,90 el 4 de octubre de 2002, una caída del 76,81%. A finales de 2001, la mayoría de los valores de las puntocom quebraron. Incluso los precios de las acciones de los principales valores tecnológicos, como Cisco, Intel y Oracle, perdieron más del 80% de su valor. El Nasdaq tardaría 15 años en recuperar su máximo, lo que hizo el 24 de abril de 2015.

La burbuja de las puntocom, también conocida como la burbuja de Internet, surgió de una combinación de la presencia de inversiones especulativas o basadas en modas, la abundancia de financiación de capital riesgo para las startups y el fracaso de las puntocom para obtener beneficios. Los inversores invirtieron dinero en las nuevas empresas de Internet durante la década de 1990 con la esperanza de que algún día fueran rentables. Muchos inversores y capitalistas de riesgo abandonaron un enfoque cauteloso por miedo a no poder sacar provecho del creciente uso de Internet.

cronología de la burbuja puntocom

La teoría de las finanzas conductuales atribuye las burbujas bursátiles a los sesgos cognitivos que conducen al pensamiento de grupo y al comportamiento de manada. Las burbujas se producen no sólo en los mercados del mundo real, con su incertidumbre y ruido inherentes, sino también en los mercados experimentales altamente predecibles[1]. En el laboratorio, la incertidumbre se elimina y el cálculo de los rendimientos esperados debería ser un simple ejercicio matemático, porque los participantes están dotados de activos que se definen para tener una vida finita y una distribución de probabilidad conocida de los dividendos[aclaración necesaria][citación necesaria].

Históricamente, las primeras burbujas y colapsos bursátiles tienen sus raíces en las actividades financieras de la República Holandesa del siglo XVII, cuna de la primera bolsa y mercado formal (oficial) de la historia[5][6][7][8][9] La manía holandesa de los tulipanes, de la década de 1630, se considera generalmente la primera burbuja especulativa (o burbuja económica) registrada en el mundo[cita requerida].

Dos famosas burbujas bursátiles tempranas fueron la del Mississippi en Francia y la del Mar del Sur en Inglaterra. Ambas burbujas terminaron abruptamente en 1720, llevando a la quiebra a miles de desafortunados inversores. Esas historias, y muchas otras, se relatan en el popular relato de Charles Mackay de 1841, “Extraordinary Popular Delusions and the Madness of Crowds”.

la burbuja puntocom explicada

La burbuja de las punto-com, también conocida como el boom de las punto-com,[1] la burbuja tecnológica,[2] y la burbuja de Internet, fue una burbuja bursátil causada por la excesiva especulación de las empresas relacionadas con Internet a finales de la década de 1990, un periodo de crecimiento masivo en el uso y la adopción de Internet[2][3].

El lanzamiento en 1993 de Mosaic y los subsiguientes navegadores web durante los años siguientes permitieron a los usuarios de ordenadores acceder a la World Wide Web, popularizando el uso de Internet[6]. El uso de Internet aumentó como resultado de la reducción de la “brecha digital” y de los avances en conectividad, usos de Internet y educación informática. Entre 1990 y 1997, el porcentaje de hogares de Estados Unidos que poseían ordenadores aumentó del 15% al 35%, ya que la posesión de ordenadores pasó de ser un lujo a una necesidad[7]. Esto marcó el cambio a la Era de la Información, una economía basada en la tecnología de la información, y se fundaron muchas empresas nuevas.

Al mismo tiempo, el descenso de los tipos de interés aumentó la disponibilidad de capital[8] La Ley de Alivio del Contribuyente de 1997, que redujo el impuesto marginal máximo sobre las ganancias de capital en Estados Unidos, también hizo que la gente estuviera más dispuesta a realizar inversiones más especulativas[9] Alan Greenspan, entonces Presidente de la Reserva Federal, supuestamente impulsó las inversiones en el mercado de valores al dar un giro positivo a las valoraciones de las acciones[10] Se esperaba que la Ley de Telecomunicaciones de 1996 diera lugar a muchas nuevas tecnologías de las que mucha gente quería beneficiarse[11].

como las puntocom

A pesar de un 1994 mediocre, los mercados habían recuperado parte de su vigor después de sufrir la caída de 1987, una recesión y otra caída en 1990 relacionada con la inestabilidad de los precios del petróleo y la Guerra del Golfo. El aumento de los rendimientos inspiró una nueva confianza en el inversor individual estadounidense, muchos de los cuales fueron atraídos al mercado por la promesa de las empresas que sacaban provecho de Internet y de la tecnología de telecomunicaciones emergente. Más y más dinero fluyó hacia la renta variable a medida que las acciones tecnológicas experimentaban ganancias fantásticas, y muchas empresas tecnológicas vieron cómo se disparaban sus salidas a bolsa a pesar de las trayectorias poco claras o excesivamente optimistas hacia la rentabilidad. En enero de 1996, Netscape cerró a 136,50 dólares por acción, o 427[2] veces los beneficios estimados de 32 centavos por acción. A finales de ese año, el S&P había crecido más de 300 puntos hasta situarse por debajo de los 1600 puntos[3]. A medida que las acciones tecnológicas aumentaban su valoración, el índice NASDAQ registró una relación P/E de 200 y un aumento de la valoración del 400%[4].

Muchos inversores particulares trataron de unirse al frenesí. Los asesores profesionales veían que los inversores particulares ganaban más dinero con el day-trading que con sus trabajos diarios[5]. La mayor confianza en el mercado también supuso una mayor participación del trabajador estadounidense. En 1999, se calcula que en Wall Street circulaban 13,6 billones de dólares de fondos de jubilación (de aportación definida y de prestación definida), la mayor cantidad hasta la fecha. Fue una subida constante, y pocos se desviaron hacia el camino menos arriesgado. Sin embargo, a finales del milenio empezaron a surgir rumores de volatilidad. El New York Times informó de que entre 1988 y 1995 hubo diez días de “volatilidad”, definida por una pérdida o ganancia de 3 puntos en comparación con el día anterior[7]. En los primeros 70 días del 2000 hubo 12, más de una vez por semana. A pesar de las advertencias de la Fed de que seguiría subiendo los tipos para frenar la inflación, los inversores siguieron metiendo dinero.

Leer más  El negocio de las ong

Por Pablo Mariscal

Soy Pablo Mariscal periodista especializado en tecnología e informática. Entre mis intereses se encuentran la realidad virtual y la programación, pero mi principal objetivo son las noticias. Llevo cinco años escribiendo sobre tecnología y tres como periodista independiente.