Vida sencilla

Al principio, participé en el minimalismo por curiosidad. Sólo por saber cómo sería poseer menos cosas.    Es una sensación maravillosa poder ver mi habitación con menos desorden. Después de ese primer encuentro con el estilo de vida, me hizo apuntarme a ese enfoque durante más años. Antes pensaba que el minimalismo consistía sólo en deshacerse de cosas, no comprar lo innecesario y empezar a hacer más de lo que me gusta, pero a medida que avanza el viaje me doy cuenta de que es algo más que lo obvio.

Desde ese año en que probé el minimalismo me enganché a cómo podía hacer mi vida más simple pero mejor. Lo que la gente suele ver en los medios de comunicación cuando se habla de minimalismo es gente que vive fuera de la red o en una furgoneta o en una casa pequeña, monjes probablemente, pero quiero que sepas que es más que eso. No tenemos que vivir así si no queremos. De hecho, podemos utilizar un enfoque minimalista con nuestro estilo de vida normal.    El minimalismo consiste en cambiar nuestros hábitos y nuestra mentalidad. Se trata de ser más compasivos con nosotros mismos y con otros seres humanos, e incluso con la naturaleza. El minimalismo consiste en cuestionar nuestras creencias y nuestro enfoque con las tendencias que se apoderan de nosotros, como la compra de muchos bienes materiales, el uso excesivo de las redes sociales, la ingesta de muchos alimentos poco saludables, la obtención de un trabajo que odiamos o la posesión de una gran casa aunque no sea necesaria.

Leer más  Tipos de politica fiscal

Citas de la belleza en las cosas sencillas

A veces me apetece llevar una camiseta de algodón blanca o negra con vaqueros o pantalones cortos. A todos nos gusta la sencillez en la ropa, pero hay formas de lucir glamurosa y chic incluso ahí. El estilo funciona como una magia, transforma tu look de un nivel a otro.

Añadir un color que contraste o cualquier color brillante puede aumentar tu cociente de estilo. Hay muchas formas de atar un pañuelo, como un nudo francés, un collar o un pañuelo envolvente, etc. Depende de las condiciones climáticas y de los cortes que lleves. Pero es algo que aporta a tu estilo personal.

La chaqueta vaquera es siempre un sí si quieres subir de nivel, ya que eleva tu estilo personal y te hace parecer más segura. También puedes atártela a la cintura para aumentar tu botín o simplemente ponértela al hombro.

Cómo vivir una vida sencilla

A los 16 años pasó un año en el Vassar College antes de anunciar que no necesitaba un título universitario para ser ilustradora. Tres años después, mientras estudiaba en la Art Students’ League de Nueva York, ilustró su primer libro, Robert Schumann and Mascot Ziff, escrito por Opal Wheeler y publicado por E.P. Dutton. Muchos de los casi 30 libros que escribió (y muchos más de los que ilustró) fueron publicados por Dutton. Charles Scribner’s Sons, otra prestigiosa editorial, publicó una serie de sus libros en la década de 1970. Además, otras obras fueron publicadas por UNICEF y a su favor.

Ann Troy, su última editora en E.P. Dutton y ahora editora principal en Clarion Books, recuerda la intensidad con la que Christine imaginaba sus libros. “No estaba dispuesta a hacer cambios en el texto si los cambios eran de redacción. Escribía y reescribía hasta que decidía que el ritmo era el correcto”. Un cambio de redacción sugerido podía ser rechazado con el comentario: “No, porque cuando leo esto, hace música”.

Sus libros están ahora tristemente agotados, pero no han perdido la capacidad de fascinar a los niños. Mientras escribía este artículo, leí varios a mis propios hijos, de siete y once años, y descubrí que después de la cena empezaban a pedir otra historia de Christine Price. El hombre rico y la cantante, en el que editó e ilustró cuentos populares etíopes contados por Masfin Habte-Mariam, era uno de los favoritos.

Leer más  Deduccion plan de pensiones

Citas sobre la simplicidad

Los niños, tan recién llegados al mundo, parecen retener y demostrar infaliblemente esa antigua sabiduría y conocimiento para nosotros una y otra vez, ya que se regocijan y encuentran alegría en las cosas más simples.    Esas cosas que tan a menudo pasamos por alto cuando nos hacemos mayores.

¿Qué padre no ha tenido la experiencia de regalar algo que pensamos que es maravillosamente impresionante y brillante a nuestros ojos, sólo para que nuestro hijo lo tire a un lado y sea delirantemente feliz jugando con la caja durante horas y horas? Si lo pensamos bien, es un mensaje fuerte.

Uno de mis artistas campestres favoritos, John Sloane, ha plasmado este adagio de “la belleza está en el ojo del que mira” perfectamente y de forma divertida, en su cuadro “To Each Her Own”. La madre, tras pasar por encima de las molestas “malas hierbas”, está recogiendo hermosas, delicadas y exquisitas flores de lila; mientras que su hija está llenando deliciosamente su cesta con los ignorados, brillantes y alegres pequeños tesoros de diente de león que florecen detrás de ella.

El mundo está lleno de belleza y maravillas a nuestro alrededor, si somos conscientes de su presencia. Pero cuando nos centramos tanto, con una visión de túnel, en nuestros objetivos y en aquello que buscamos tan estridentemente en la vida, nos perdemos todas las alegrías y los momentos sencillamente hermosos mientras pasamos deprisa. Muchos de los cuales puede que no vuelvan a producirse. Especialmente con esos niños que juegan a las cajas. Las cosas más sencillas son las que más felicidad aportan.

Por Pablo Mariscal

Soy Pablo Mariscal periodista especializado en tecnología e informática. Entre mis intereses se encuentran la realidad virtual y la programación, pero mi principal objetivo son las noticias. Llevo cinco años escribiendo sobre tecnología y tres como periodista independiente.