ejemplo de oferta

Para que se forme un contrato, debe haber una oferta de una parte, una aceptación de la otra y un intercambio de contraprestación (algo de valor). La persona que propone los términos de un acuerdo hace una oferta, y se denomina “oferente” en derecho contractual. La persona a la que se hace la oferta se conoce como “destinatario”. Aunque una oferta puede ser tan simple como una declaración verbal de una sola frase, ambas partes suelen beneficiarse de una evaluación más detallada (y por escrito) de la oferta y los términos.

El objetivo de un contrato puede ser la venta de bienes, un compromiso de abstenerse de una actividad concreta o una promesa de realizar una tarea. Pero en el sentido más básico, un contrato es un acuerdo para realizar (o abstenerse de realizar) una tarea determinada.

Ejemplo: Si Sharon necesita que le pinten la casa, puede pedir a un pintor que realice el trabajo por una cantidad de dinero determinada. El pintor podría aceptar diciendo: “Sí, pintaré su casa por esa cantidad”, o simplemente pintar la casa de Sharon.

¿Cómo sabría el pintor de este ejemplo aceptar la oferta de Sharon? Tendría que ver las condiciones. Es probable que ambas partes quieran saber más detalles sobre el trato, como el tipo de pintura que se utilizará, la cantidad necesaria, si Sharon comprará la pintura por adelantado, cuánto tiempo durará el trabajo, cuántas capas se necesitan, etc.

precio de la oferta

La oferta y la aceptación se reconocen generalmente como requisitos esenciales para la formación de un contrato, y el análisis de su funcionamiento es un enfoque tradicional en el derecho contractual. La fórmula de la oferta y la aceptación, desarrollada en el siglo XIX, identifica un momento de formación en el que las partes están de acuerdo. Este enfoque clásico de la formación del contrato ha sido modificado por la evolución del derecho del estoppel, la conducta engañosa, la tergiversación, el enriquecimiento injusto y el poder de aceptación.

Treitel define una oferta como “una expresión de voluntad de contratar en determinados términos, realizada con la intención de que sea vinculante en cuanto sea aceptada por la persona a la que se dirige”, el “destinatario”[1] Una oferta es una declaración de los términos en los que el oferente está dispuesto a obligarse. Es la intención contractual presente de obligarse por un contrato con términos definidos y ciertos comunicados al destinatario.

La expresión de una oferta puede adoptar diferentes formas y la forma aceptable varía según la jurisdicción. Las ofertas pueden presentarse en una carta, en un anuncio en el periódico, en un fax, en un correo electrónico o incluso en la conducta, siempre que se comunique la base sobre la que el oferente está dispuesto a contratar.

oferta de compra

“¿Qué es una oferta en derecho contractual?” es algo que debe saber si está pensando en celebrar un contrato. Una oferta se refiere a una promesa que una parte hace a cambio del cumplimiento de otra. En otras palabras, es una invitación a celebrar un contrato en determinadas condiciones. Puede expresarse de muchas formas diferentes, desde una declaración oral breve y sencilla hasta una declaración escrita larga y detallada. Sin embargo, tiene que asegurarse de que su oferta se comunica claramente y es razonable para convencer a la otra parte de que realmente está haciendo una oferta.

Para crear un contrato válido, una parte debe hacer una oferta, otra parte debe aceptar la oferta y debe haber una contraprestación. El que hace la oferta se conoce como “oferente”, mientras que la persona que recibe la oferta se llama “destinatario”. Aunque se puede hacer una oferta con una sola frase verbal, tanto usted como la otra parte se beneficiarán de una descripción detallada por escrito de la oferta y sus condiciones.

oferta y aceptación

La oferta y la aceptación se reconocen generalmente como requisitos esenciales para la formación de un contrato, y el análisis de su funcionamiento es un enfoque tradicional en el derecho contractual. La fórmula de la oferta y la aceptación, desarrollada en el siglo XIX, identifica un momento de formación en el que las partes están de acuerdo. Este enfoque clásico de la formación del contrato ha sido modificado por la evolución del derecho del estoppel, la conducta engañosa, la tergiversación, el enriquecimiento injusto y el poder de aceptación.

Treitel define una oferta como “una expresión de voluntad de contratar en determinados términos, realizada con la intención de que sea vinculante en cuanto sea aceptada por la persona a la que se dirige”, el “destinatario”[1] Una oferta es una declaración de los términos en los que el oferente está dispuesto a obligarse. Es la intención contractual presente de obligarse por un contrato con términos definidos y ciertos comunicados al destinatario.

La expresión de una oferta puede adoptar diferentes formas y la forma aceptable varía según la jurisdicción. Las ofertas pueden presentarse en una carta, en un anuncio en el periódico, en un fax, en un correo electrónico o incluso en la conducta, siempre que se comunique la base sobre la que el oferente está dispuesto a contratar.

Leer más  Andrew madoff mark madoff

Por Pablo Mariscal

Soy Pablo Mariscal periodista especializado en tecnología e informática. Entre mis intereses se encuentran la realidad virtual y la programación, pero mi principal objetivo son las noticias. Llevo cinco años escribiendo sobre tecnología y tres como periodista independiente.