Problemas de la teoría de los costes de transacción

En economía y disciplinas afines, un coste de transacción es un coste al realizar cualquier operación económica al participar en un mercado[1]. Oliver E. Williamson define los costes de transacción como los costes de funcionamiento de un sistema económico de empresas y, a diferencia de los costes de producción, los responsables de la toma de decisiones determinan las estrategias de las empresas midiendo los costes de transacción y los costes de producción. Los costes de transacción son los costes totales de realizar una transacción, incluidos los costes de planificación, decisión, cambio de planes, resolución de conflictos y posventa. Por lo tanto, el coste de transacción es uno de los factores más importantes en el funcionamiento y la gestión de las empresas[2].

La Economía de los Costes de Transacción de Oliver E. Williamson popularizó el concepto de costes de transacción[3] Douglass C. North sostiene que las instituciones, entendidas como el conjunto de reglas de una sociedad, son clave en la determinación de los costes de transacción. En este sentido, las instituciones que facilitan los bajos costes de transacción, impulsan el crecimiento económico[4].

Douglass North afirma que hay cuatro factores que componen los costes de transacción: la “medición”, el “cumplimiento”, las “actitudes y percepciones ideológicas” y el “tamaño del mercado”[4] La medición se refiere al cálculo del valor de todos los aspectos del bien o servicio implicado en la transacción[4] El cumplimiento puede definirse como la necesidad de que un tercero imparcial se asegure de que ninguna de las partes implicadas en la transacción renuncie a su parte del trato. [Estos dos primeros factores aparecen en el concepto de actitudes y percepciones ideológicas, el tercer aspecto de los costes de transacción de North[4]. Las actitudes y percepciones ideológicas encapsulan el conjunto de valores de cada individuo, que influye en su interpretación del mundo[4]. El último aspecto de los costes de transacción, según North, es el tamaño del mercado, que afecta a la parcialidad o imparcialidad de las transacciones[4].

Desventajas de la teoría de los costes de transacción

La teoría de los costes de transacción forma parte del gobierno corporativo y de la teoría de la agencia. Se basa en el principio de que los costes surgen cuando se consigue que otra persona haga algo por uno, por ejemplo, que los directores dirijan la empresa que uno posee.

Leer más  Ventajas de la ue

La teoría de los costes de transacción es una variante alternativa del concepto de agencia de los supuestos de gobernanza. Describe los marcos de gobernanza como basados en los efectos netos de las transacciones internas y externas, más que como relaciones contractuales fuera de la empresa (es decir, con los accionistas).

La forma en que se organiza una empresa puede determinar su control sobre las transacciones y, por tanto, los costes. A la dirección le interesa internalizar las transacciones en la medida de lo posible, para eliminar estos costes y los riesgos e incertidumbres resultantes sobre los precios y la calidad.

Los costes de transacción siguen produciéndose dentro de la empresa, en las transacciones entre departamentos o unidades de negocio. Los mismos conceptos de racionalidad limitada y oportunismo por parte de los directores o gerentes pueden utilizarse para ver la motivación que hay detrás de cualquier decisión.

La teoría de los costes de transacción en el gobierno corporativo

Los costes de transacción son los que se producen a través del proceso de compra en el intercambio económico. Explore ejemplos de cómo la teoría de los costes de transacción (teoría del coste social) se manifiesta en tipos específicos: Costes de búsqueda, Costes de negociación y Costes de vigilancia y aplicación.

Teoría de la economía de los costes de transacciónLa teoría de la economía de los costes de transacción, también llamada teoría del coste social, es un concepto contractual desarrollado por el economista británico Ronald Coase en 1937 y perfeccionado por el economista estadounidense Oliver Williamson en 1975. La teoría aborda la importancia de las empresas o compañías en una economía de mercado. Propone que las organizaciones jerárquicas, como las empresas, pueden distribuir los recursos de forma más eficiente que un sistema de negociación imperfecto o limitado, como un mercado. Tipos de costes de transacciónSegún la teoría de la economía de los costes de transacción, existen tres tipos principales de costes de transacción. Se trata de los costes de búsqueda, los costes de negociación y los costes de vigilancia. Exploremos cada uno de ellos con más detalle.

Leer más  Alfa romeo en venta

Resumen de la lecciónEn economía y negocios, los costes de transacción son los costes en los que incurrimos cuando realizamos intercambios económicos durante la compra de bienes y servicios. La teoría de la economía de los costes de transacción, también conocida como teoría del coste social, se basa en el trabajo de dos economistas: Ronald Coase y Oliver Williamson. Según la teoría, las empresas y las compañías son importantes para una economía de mercado, ya que pueden distribuir los recursos de forma más eficiente que un sistema de negociación o intercambio. También según la teoría, hay tres tipos principales de costes de transacción: costes de búsqueda, costes de negociación y costes de vigilancia.

Teoría de los costes de transacción investopedia

En economía y disciplinas afines, un coste de transacción es un coste al realizar cualquier operación económica al participar en un mercado[1] Oliver E. Williamson define los costes de transacción como los costes de funcionamiento de un sistema económico de empresas y, a diferencia de los costes de producción, los responsables de la toma de decisiones determinan las estrategias de las empresas midiendo los costes de transacción y los costes de producción. Los costes de transacción son los costes totales de realizar una transacción, incluidos los costes de planificación, decisión, cambio de planes, resolución de conflictos y posventa. Por lo tanto, el coste de transacción es uno de los factores más importantes en el funcionamiento y la gestión de las empresas[2].

La Economía de los Costes de Transacción de Oliver E. Williamson popularizó el concepto de costes de transacción[3] Douglass C. North sostiene que las instituciones, entendidas como el conjunto de reglas de una sociedad, son clave en la determinación de los costes de transacción. En este sentido, las instituciones que facilitan los bajos costes de transacción, impulsan el crecimiento económico[4].

Leer más  Fotos de dinero euros

Douglass North afirma que hay cuatro factores que componen los costes de transacción: la “medición”, el “cumplimiento”, las “actitudes y percepciones ideológicas” y el “tamaño del mercado”[4] La medición se refiere al cálculo del valor de todos los aspectos del bien o servicio implicado en la transacción[4] El cumplimiento puede definirse como la necesidad de que un tercero imparcial se asegure de que ninguna de las partes implicadas en la transacción renuncie a su parte del trato. [Estos dos primeros factores aparecen en el concepto de actitudes y percepciones ideológicas, el tercer aspecto de los costes de transacción de North[4]. Las actitudes y percepciones ideológicas encapsulan el conjunto de valores de cada individuo, que influye en su interpretación del mundo[4]. El último aspecto de los costes de transacción, según North, es el tamaño del mercado, que afecta a la parcialidad o imparcialidad de las transacciones[4].

Por Pablo Mariscal

Soy Pablo Mariscal periodista especializado en tecnología e informática. Entre mis intereses se encuentran la realidad virtual y la programación, pero mi principal objetivo son las noticias. Llevo cinco años escribiendo sobre tecnología y tres como periodista independiente.