Enfermedades caninas

Los profesionales veterinarios han dado la voz de alarma en el Vet Record de esta semana tras tratar el primer caso en el Reino Unido de un perro con una infección potencialmente mortal, la leishmaniosis, que se cree que ha sido transmitida por otro perro, en lugar de por un viaje a una zona donde la infección es endémica.

Se sabe que los perros contraen la infección tras ser mordidos o heridos por otro perro infectado. Pero hasta ahora no se ha informado de ello en el Reino Unido, donde los casos hasta la fecha se han asociado a transfusiones de sangre, programas de cría o viajes al extranjero.

Sin embargo, en Hertfordshire se diagnosticó leishmaniosis a un macho castrado de 3 años, que había estado con su dueño desde cachorro y no presentaba ninguno de los factores de riesgo conocidos para la infección.

La transmisión de perro a perro es la explicación más probable, sugieren los autores, porque otro perro de la casa, importado de España, tuvo que ser sacrificado seis meses antes tras desarrollar una leishmaniosis grave.

“Hasta donde saben los autores, éste es el primer caso de leishmaniosis en el Reino Unido en un perro sin antecedentes de viaje a una zona endémica”, escriben, y añaden que ahora es necesario extremar la vigilancia para evitar la propagación de la infección.

Capnocytophaga canimorsus bebé

La rabia es una enfermedad vírica que provoca la inflamación del cerebro en los seres humanos y otros mamíferos[1]. Los primeros síntomas pueden incluir fiebre y hormigueo en el lugar de la exposición[1]. A estos síntomas les siguen uno o varios de los siguientes: náuseas, vómitos, movimientos violentos, excitación incontrolada, miedo al agua, incapacidad para mover partes del cuerpo, confusión y pérdida de conciencia. [1][5][6][7] Una vez que aparecen los síntomas, el resultado es prácticamente siempre la muerte[1] El periodo de tiempo entre la contracción de la enfermedad y el comienzo de los síntomas suele ser de uno a tres meses, pero puede variar desde menos de una semana hasta más de un año[1] El tiempo depende de la distancia que el virus debe recorrer a lo largo de los nervios periféricos para llegar al sistema nervioso central[8].

Leer más  Gatos y perros tiernos

La rabia está causada por lisavirus, incluido el virus de la rabia y el lisavirus del murciélago australiano[3]. Se transmite cuando un animal infectado muerde o araña a un ser humano o a otro animal[1]. La saliva de un animal infectado también puede transmitir la rabia si entra en contacto con los ojos, la boca o la nariz[1]. [En los países en los que los perros suelen tener la enfermedad, más del 99% de los casos de rabia son el resultado directo de las mordeduras de perros[9] En América, las mordeduras de murciélagos son la fuente más común de infecciones de rabia en humanos, y menos del 5% de los casos provienen de perros[1][9] Los roedores se infectan muy raramente con la rabia[9] La enfermedad puede diagnosticarse sólo después del comienzo de los síntomas[1].

Enfermedades zoonóticas

El ántrax está causado por una bacteria formadora de esporas y se da con mayor frecuencia en mamíferos herbívoros salvajes y domésticos. Es raro encontrar animales infectados en Estados Unidos. Las personas pueden infectarse con ántrax al manipular productos de animales infectados o al inhalar esporas de ántrax de productos animales infectados como lana, pieles, cuero o pelo. Raros casos de carbunco por inhalación, cutáneo (piel) y gastrointestinal se han relacionado con bidones de pieles de animales importados contaminados. El carbunco gastrointestinal puede producirse tras comer carne poco cocinada de animales infectados. El ántrax también puede utilizarse como arma. Esto ocurrió en Estados Unidos en 2001, cuando se enviaron cartas con esporas de ántrax a través del sistema postal.

El virus B, o herpesvirus Cercopithecine 1, se encuentra comúnmente en los monos macacos, incluidos los macacos rhesus, cynomolgus, de cola de cerdo, de cola de muñón y japoneses. El virus B puede eliminarse a lo largo de toda la vida en su saliva y debe suponerse que todos los macacos adultos son portadores. El virus B puede transmitirse a las personas a través de mordeduras y arañazos, y puede causar una enfermedad neurológica aguda y una encefalitis mortal.

Leer más  Porque mi gato mueve la cola

Brucelosis canina

Una anciana y su galgo italiano como mascota: parece el comienzo de una bonita historia, ¿verdad? Sin embargo, la historia es bastante oscura. Según un reciente informe de un caso médico, el galgo fue la fuente probable de una infección que provocó una larga estancia en el hospital y una sepsis potencialmente mortal. Afortunadamente, este paciente en particular sobrevivió, pero la historia plantea algunas cuestiones interesantes sobre nuestra relación cada vez más estrecha con el perro doméstico.

El bicho responsable era Capnocytophaga canimorsus, una bacteria que suele encontrarse en la boca de perros y gatos. Se calcula que hasta tres cuartas partes de los perros sanos albergan esta bacteria en la boca. Estos animales no sufren ningún efecto negativo y, en realidad, los humanos que entran en contacto con esta bacteria rara vez sufren consecuencias médicas.

Pero, ocasionalmente, pueden surgir problemas, sobre todo si tiene una función inmunitaria reducida. Con una tasa de mortalidad reportada del 30%, la conciencia de la susceptibilidad a la infección por Capnocytophaga canimorsus es importante para los grupos que podrían estar en particular riesgo, como los ancianos. Lo interesante de este caso es que la paciente parece haber adquirido la infección a través de un lametazo de su perro y no por una mordedura, como se suele decir.

Por Pablo Mariscal

Soy Pablo Mariscal periodista especializado en tecnología e informática. Entre mis intereses se encuentran la realidad virtual y la programación, pero mi principal objetivo son las noticias. Llevo cinco años escribiendo sobre tecnología y tres como periodista independiente.