¿por qué mi gato maúlla tanto de repente por la noche?

A los gatos les encanta maullar y “hablar” con sus dueños, pero a veces se les puede ir de las manos, incluso a los bebés peludos más adorables. Cuando su gato maúlla con frecuencia y parece que no puede dejar de hacerlo, es posible que se pregunte: “¿Por qué mi gato maúlla mucho?” El maullido excesivo puede tener muchas causas, como el aburrimiento, el deseo de hablar con usted, la sensación de hambre o el hecho de estar estresado o enfermo. La clave es aprender a traducir los maullidos de su gato.

Los maullidos son una forma de comunicación.1 Los gatos tienden a maullar más a los humanos que entre ellos. Esto podría deberse, al menos en parte, a que han aprendido que los humanos responden más a la vocalización que al lenguaje corporal del gato.

Su gato puede maullar, ronronear y hacer bonitos “trinos” cuando está contento y feliz. A menudo, los maullidos cortos son una forma de “hola”, mientras que los maullidos múltiples pueden mostrar excitación.2 Un maullido de tono medio puede ser una petición, como la de salir al exterior. Un maullido más grave puede ser una queja. Pero cada gato es diferente. Escuche atentamente la cadencia y el tono de los maullidos de su gato. Con el tiempo, puede aprender a “traducir” algunos de los maullidos de su gato basándose en la duración, el tono y el momento.

mi gato no deja de maullar por la noche

¿Te has preguntado alguna vez qué comportamientos son normales en tu gato y cuáles indican que no está contento? A veces puede ser difícil identificar cuál es cada uno. Aunque los gatos maúllan para comunicarse con nosotros, también pueden maullar si se sienten estresados. Puede ser difícil saber cuándo el comportamiento cruza la línea y se convierte en algo relacionado con el estrés. Si se pregunta: “¿Por qué maúlla mi gato?”, una mejor pregunta podría ser si está maullando demasiado. Si el maullido se debe al estrés, puede ayudarle a sentirse más seguro con juegos, difusores y otras actividades que fomenten la confianza.

Los gatos maúllan como forma de comunicarse, y no siempre está relacionado con el estrés. Los gatos han aprendido que los humanos responden a la comunicación vocal, por lo que nos maúllan más que a los demás.1 Incluso pueden utilizar diferentes tonos y cadencias para comunicar diferentes mensajes. Un maullido corto podría ser sólo un saludo, mientras que un maullido prolongado podría ser más bien una orden. Un tono bajo podría ser una queja, mientras que un tono más alto podría significar enfado o dolor. Su gato también puede cambiar un poco las cosas y trinar o chirriar para comunicarse.

el gato no para de maullar en la puerta

Mi gato siempre ha sido un animal hablador, pero últimamente su maullido insistente ha sido peor que nunca. Sami siempre ha sido mucho más tranquila cuando vivía en un hogar con otro gato, pero ahora Sami llora constantemente, en cualquier momento que mi novio o yo estemos en casa. No es un llanto amistoso y hablador, es un llanto que suena desesperado para llamar la atención. Nos sigue y llora a nuestros pies hasta que le prestamos atención. No soporta que no se le coja en brazos o se le acaricie y siempre necesita estar sentada en mi regazo. He intentado muchas cosas diferentes …. He intentado darle atención a primera hora de la mañana, jugar con ella, abrazarla, pero incluso si juego con ella durante 30 minutos tengo que prepararme para el trabajo y llora todo el tiempo que me estoy preparando. En cuanto llego a casa del trabajo vuelve a empezar. ¡¡¡He intentado darle toneladas de atención y cuando llora la cojo y le hablo… pero siempre sigue, siempre quiere más y más….y no tengo tiempo!!! Ahora trato de ignorarla cuando llora, no hago contacto visual, no le hablo y me alejo cuando llora. Cuando se calla, intento prestarle atención …. ¡pero es tan difícil! Cuando está sentada y tranquila, me acerco a ella o le digo una palabra y se pone a llorar. Entonces tengo que alejarme de nuevo. Es tan frustrante que ya no sé qué hacer.

gato macho que aúlla

Lo creas o no, gritarle o lanzarle objetos (blandos) no suele funcionar. Y aunque te haga sentir mejor, de hecho, ¡hacerlo puede empeorar al gato! Los gritos y el lanzamiento de objetos dejan claro a los gatos que los maullidos funcionan para conseguir lo que quieren… ¡tu atención! Y si lo que quieren es comida, saben que conseguir tu atención es el primer paso.

Entonces, ¿cómo calmar a un llorón cacofónico? Siga la regla de oro del cambio de comportamiento: premie el comportamiento que desea, como sentarse en silencio, y retire la recompensa por el comportamiento no deseado: su atención. Así que cuando su gato le grite para que le dé lo que quiere, espérelo pacientemente y luego sólo acarícielo y préstele atención cuando se siente en silencio.

Suena bien, ¿verdad?    Al menos lo es sobre el papel. En realidad, seguir esos pasos en ese orden puede llevar una eternidad. Para acelerar el proceso, primero entrene al gato para que se siente para recibir golosinas y, una vez que lo haya conseguido, espérelo cuando sea ruidoso.

Entrenar a los gatos para que se sienten es sencillo. Sólo tienes que coger una golosina como greenies, comida enlatada en una cuchara o en una jeringuilla con la punta cortada, trozos de queso, atún o, si es la hora de comer, una porción de su comida. Cuando sepa que lo tienes y te mire como “¿Cómo puedo conseguir ESO?”, espera a que se siente y cuando lo haga, entrégale la golosina justo en la cara. Asegúrese de sostenerla de manera que pueda comerla mientras está sentado. Una vez que haya terminado, repita la operación. Además, una vez que esté sentado, puedes darle una serie de premios por permanecer sentado. Tenga en cuenta que esto es mucho más fácil para los gatos que para los perros, porque a los gatos les encanta sentarse y permanecer sentados, mientras que a los perros les encanta sentarse y levantarse enseguida. A continuación, aléjese unos pasos y repita la operación. El objetivo es que cada vez que usted se aleje y se detenga y el gato lo siga para alcanzarlo, cuando el gato lo alcance se sentará rápidamente para ganarse un premio. Ahora, sentarse empieza a ser un comportamiento muy gratificante.

Leer más  Mi perro vomita marron

Por Pablo Mariscal

Soy Pablo Mariscal periodista especializado en tecnología e informática. Entre mis intereses se encuentran la realidad virtual y la programación, pero mi principal objetivo son las noticias. Llevo cinco años escribiendo sobre tecnología y tres como periodista independiente.