Por qué a los gatos les gusta que les acaricien la parte baja de la espalda

¿Ha visto alguna vez a su gato moviendo sus patas delanteras de un lado a otro justo antes de echarse la siesta? ¿Ha oído a algunos amantes de los gatos hablar de sus amigos felinos “haciendo galletas” o “amasando masa”?

Los científicos que estudian el comportamiento de los gatos llaman a esta acción distintiva de las patas “amasar” y creen que es un signo de un gato relajado. Mis propios gatos amasan antes de echarse una siesta cerca de mí. Mientras amasan, ronronean; uno de ellos se relaja tanto que a veces babea. El amasamiento suele ocurrir cerca de una persona favorita.

El amasado parece ser más común en algunos gatos que en otros. Si su gato no amasa, podría significar que está un poco estresado – o podría ser simplemente que su gato no muestra relajación o afecto de esa manera.

Pero muchos gatos siguen amasando hasta la edad adulta. Es bastante seguro suponer que un gato que amasa se siente tranquilo, contento y listo para calmarse, igual que un gatito que se acomoda para mamar y dormir.

Es posible que ya sepas que cuando tu gato se amasa, o da un cabezazo y se frota la mejilla, la cabeza y el cuerpo contra tu pierna o un objeto cercano, está poniendo su olor en estos lugares. Los gatos también tienen glándulas aromáticas entre los dedos de los pies, por lo que algunas personas sugieren que los gatos también están poniendo un olor familiar y reconfortante en su zona de descanso cuando amasan.

Leer más  Porque mi gato tiembla cuando duerme

¿Por qué mi gato me masajea el estómago?

Si es usted el orgulloso propietario de un amigo con bigotes, una de las mejores formas de saber que es feliz es ese ronroneo de cuento. Un regazo cálido en un día frío, y su gato estará en el cielo. Otra cosa dichosa que les gusta hacer a la mayoría de los felinos es amasar. Ya sabe, “hacer galletas” o ese amasado de ida y vuelta que se asemeja a trabajar la masa del pan casero.

Este adorable comportamiento es común en la mayoría de los gatos. No todos lo hacen de la misma manera ni con la misma frecuencia. Probablemente habrá notado que su gato, aunque no amase su regazo, amasará la cama, las almohadas y otros objetos mullidos.

A veces, este comportamiento puede convertirse en una compulsión en los gatos que están enfermos, tienen problemas de cognición debido a la edad, o tienen ansiedad. Si el amasamiento se vuelve crónico, llámenos para que le hagamos un examen y nos aseguremos de que su gatito goza de buena salud.

En un esfuerzo por ganarse su amor, esas palmaditas de adoración se convierten en marcas de garras. Si a su gato le gusta amasar, podrá verlo en los tejidos, incluida su ropa. La mejor manera de evitar que las prendas se deshilachen es mantener las uñas de su gato recortadas. Lo único que hay que hacer para recortarlas es cortar el extremo de la uña, la punta, para que el zarpazo no sea tan agudo.

Amasamiento del gato

El amasado (también llamado hacer galletas[1]) es una actividad común a todos los gatos domésticos por la que, cuando están en un estado de tranquilidad, empujan hacia fuera y tiran de sus patas delanteras, a menudo alternando entre las extremidades derecha e izquierda.

Leer más  Como respira un perro

Existen múltiples teorías que explican por qué los gatos amasan[2] El amasado puede tener un origen que se remonta a los ancestros salvajes de los gatos, que tenían que pisar la hierba o el follaje para hacer un nido temporal en el que descansar. Otra posibilidad es que este comportamiento sea un vestigio del amasado de un recién nacido en la teta de su madre para estimular la secreción de leche[3]. El amasado también puede ser una forma de comunicación entre el dueño y el felino: debido a la conexión maternal de la acción, el comportamiento puede ser una comunicación de afecto hacia el compañero humano del gato[4].

Muchos gatos ronronean mientras amasan. También ronronean sobre todo cuando son recién nacidos, cuando se alimentan o cuando intentan alimentarse de la teta de su madre. La asociación común entre ambos comportamientos puede indicar el origen del amasado como un instinto remanente. Algunos expertos[especifican] consideran que amasar estimula al gato y le hace sentirse bien, de la misma manera que un estiramiento humano.

El gato me da un masaje

Todos hemos visto esos simpáticos vídeos de gatos que masajean a sus humanos, perros, otros gatos y gatitos, e incluso sillas, sofás y cojines. Algunos llegamos a presenciarlo en directo. Pero, ¿se ha preguntado alguna vez en qué consiste ese peculiar comportamiento?

Bien, este movimiento de masaje con las patas delanteras se llama amasar. Es un rasgo natural e instintivo de los felinos. No todos los gatos amasan, pero es un comportamiento común que comienza a una edad temprana y se mantiene hasta la edad adulta. El movimiento se denomina “hacer galletas” porque se parece a amasar masa.

Leer más  Gatos y perros tiernos

Algunos gatos amasan retrayendo las garras mientras las alternan rítmicamente, mientras otros las extienden. A veces, los gatos parecen estar en una especie de trance mientras lo hacen; muchos ronronean con los ojos cerrados, algunos incluso babean.

Algunos dicen que puede ser una indicación de que la hembra está dispuesta y lista para aparearse, y que pronto entrará en celo (Estrus). Otros dicen que es un signo de estrés o ansiedad y que lo hacen para calmarse.

Otra teoría destaca el hecho de que todos los gatos son seres territoriales. De ahí que el comportamiento se remonte a los tiempos en que los gatos eran salvajes. Entonces utilizaban movimientos similares para acariciar la hierba y las hojas con el fin de hacer camas para dormir o para dar a luz. Se sabe que los gatos tienen glándulas odoríferas en las almohadillas blandas de la parte inferior de sus patas, por lo que el amasado funciona como una especie de marca olfativa de un territorio o pertenencia.

Por Pablo Mariscal

Soy Pablo Mariscal periodista especializado en tecnología e informática. Entre mis intereses se encuentran la realidad virtual y la programación, pero mi principal objetivo son las noticias. Llevo cinco años escribiendo sobre tecnología y tres como periodista independiente.