el maullido del gato

Las razones detrás del maullido de un gato de interior en la puerta podrían ser Tienen una condición médica, quieren que les dejen salir, echan de menos a alguien, quieren comida, están aburridos, quieren saludar a la gente, están en busca de una pareja o son curiosos.

Si usted y su gato están en el mismo lado de la puerta y no dejan de maullar, puede ser una indicación, y están tratando de hacerle saber que quieren que se les deje salir. A veces incluso pueden arañar la puerta si el deseo es demasiado fuerte.

Por el contrario, si está en la misma habitación que tú, puede estar maullando a la puerta para decirte que necesita salir porque quiere usar su bandeja sanitaria o quiere jugar con su juguete favorito.

Si su gato ha sido realojado, es posible que maúlle a la puerta en un intento de llamar a sus antiguos dueños. Esto es bastante común, ya que los gatos parecen desarrollar un fuerte vínculo con sus dueños, y el realojamiento podría llevar a un exceso de maullidos con la esperanza de recuperar a sus dueños.

Su gato también podría echar de menos a alguien que no está actualmente en la casa. Por ejemplo, los hijos que se han ido al colegio o los cónyuges que se han ido a trabajar. Si este es el caso, los maullidos deberían cesar cuando vuelvan.

significado de los sonidos de los gatos

¿Por qué maúllan los gatos? Las razones cambian a medida que los gatitos se convierten en gatos. Los gatitos maúllan a sus madres cuando tienen hambre, frío o miedo. Pero una vez que los gatos crecen, utilizan otras vocalizaciones -como aullidos, siseos y gruñidos- para comunicarse entre sí. Los maullidos se reservan para comunicarse con las personas.

Por supuesto, la cantidad de maullidos varía según la raza e incluso el gato. Las razas orientales, especialmente los gatos siameses, son conocidas como grandes “habladores”, por lo que cualquier persona a la que no le gusten los maullidos probablemente debería alejarse de estas razas.

Y a algunos gatos parece gustarles escuchar su propia voz, mientras que otros parecen querer mantener una conversación con sus dueños. Si su gato habla más de lo que le gustaría, intente averiguar primero la causa. Una vez que conozca el motivo, podrá trabajar para que su gato maúlle menos.

el llanto del gato

Oír a un gato maullar por la noche no es algo extraño, pero si es dueño de un gato y es éste el que maúlla por la noche, puede ser algo que le preocupe. También conocido como vocalización nocturna o llamada nocturna, si su gato maúlla por la noche, puede ser un problema si es un signo de su incomodidad o está perturbando su descanso. Siga leyendo para saber más sobre las razones por las que su gato puede ser especialmente ruidoso por la noche.

Es bien sabido que los gatos son búhos nocturnos. Parece que en el momento en que apagamos la luz se ponen a correr por toda la casa, como la versión gatuna de los zoomies caninos. Cuando se levantan para hacer sus travesuras nocturnas, también pueden maullar mucho. Y, a veces, el llanto de su gato puede ser extremadamente molesto y entorpecer su tan necesario descanso.

El llanto de su gato por la noche puede tener mucho que ver con el hecho de que son naturalmente más activos a ciertas horas de la noche. Aunque popularmente se piensa que los gatos son nocturnos, esto no es estrictamente cierto. Sin embargo, son crepusculares, lo que significa que son naturalmente más activos al anochecer y al amanecer. Aunque muchos gatos se adaptan a la rutina de sus dueños, esta tendencia crepuscular significa que su gato puede ser especialmente activo en las primeras horas de la mañana, cuando el resto de la casa duerme.

el gato maúlla mucho

El lenguaje de los gatos se compone de una combinación de posturas corporales, señales olfativas y vocalizaciones. Los humanos somos ciegos a los olores en comparación con los gatos, y a menudo pasamos por alto las señales de la cola y el oído, que constituyen la mayor parte de la comunicación de los gatos.

Los felinos utilizan una amplia gama de vocalizaciones para comunicarse con otros gatos, pero parecen reservar los “maullidos” principalmente para hablar con su gente. ¿Qué quiere exactamente su gatito? ¿Le lanza maldiciones gatunas, elogia su gusto artístico o simplemente le molesta para divertirse?

Los maullidos son exigencias: “déjame salir”, “déjame entrar”, “acaríciame”, “juega conmigo”, “aliméntame”. A medida que el gato se vuelve más apasionado e insistente, sus maullidos se vuelven más estridentes y de tono más bajo. Las demandas de maullidos se producen con mayor frecuencia a altas horas de la noche, cuando los dueños quieren dormir.

El gato, decidido y espabilado, visita el dormitorio, e incluso puede acurrucarse y dormir con usted durante una parte de la noche hasta que decida que ambos han dormido lo suficiente. Primero te da cariñosos golpes en la cabeza, te mordisquea la nariz o los dedos de los pies, o te deja caer juguetes en la cabeza. Si eso no te despierta, los maullidos aumentan.

Leer más  Frases para mi gato

Por Pablo Mariscal

Soy Pablo Mariscal periodista especializado en tecnología e informática. Entre mis intereses se encuentran la realidad virtual y la programación, pero mi principal objetivo son las noticias. Llevo cinco años escribiendo sobre tecnología y tres como periodista independiente.