aceite de coco para la tiña en los gatos

La tiña es una infección fúngica muy común que, a pesar de su nombre, no está causada por un gusano. Está causada por el hongo Tinea, que es muy contagioso. Cualquiera puede contraer la tiña, aunque algunas personas son más susceptibles que otras, como las que tienen la inmunidad comprometida y los niños pequeños.

Los síntomas de la tiña incluyen una mancha roja, escamosa y circular en la piel o las uñas. Suele afectar al cuero cabelludo y los brazos, pero puede aparecer en cualquier parte del cuerpo. La tiña inguinal y el pie de atleta son formas comunes de tiña.

Para utilizar el ajo como tratamiento, haz una pasta de dientes de ajo machacados mezclando el ajo con un poco de aceite de oliva o de coco. Aplique una fina capa de pasta sobre la piel afectada y cúbrala con una gasa. Deje actuar hasta 2 horas antes de enjuagar. Repite la operación dos veces al día hasta que los síntomas desaparezcan.

Para evitar que la tiña se extienda o infecte otras zonas del cuerpo, mantenga la piel lo más limpia posible. Para ello, aclare la infección con agua tibia y jabón una o dos veces al día. Asegúrese de secar completamente la piel, ya que los hongos prosperan en zonas húmedas.

vinagre de sidra de manzana para la tiña en los gatos

La tiña en los gatos es un nombre poco apropiado, principalmente porque no tiene absolutamente nada que ver con los gusanos. Sin embargo, se trata de una infección fúngica zoonótica muy contagiosa que puede pasar de los gatos a los humanos y de los humanos a los humanos.

La primera línea de defensa para evitar su propagación es diagnosticarla y tratarla lo antes posible. En este artículo, respondemos a las preguntas más populares sobre la tiña y su gato, incluyendo cómo reconocerla, qué tratamiento es el mejor y todo lo demás.

Esta afección cutánea común es una infección fúngica que se alimenta de la queratina del pelo, la piel y las uñas del gato. Se llama “tiña” porque el hongo crea lesiones circulares en forma de anillo en la piel de su gato, que suelen ir asociadas a la pérdida de pelo.

La tiña es muy contagiosa de gato a persona, pero también puede transmitirse a otros animales, incluidos los perros, y puede contagiarse de persona a persona. Otra cosa que hay que tener en cuenta es que una persona infectada puede transmitir la infección fúngica a los animales.

tratamiento oral de la tiña para gatos

A pesar de su nombre, la tiña no está causada por un gusano ni por ningún tipo de parásito vivo. En cambio, es una afección de la piel causada por un tipo de hongo llamado tiña. Vive en los tejidos muertos de la piel, incluidas las uñas y el pelo.

La tiña puede aparecer en la piel y en las uñas. Es más frecuente en los brazos y el cuero cabelludo, pero puede aparecer en cualquier parte de la piel, incluida la cara. Si la tiña se desarrolla en diferentes zonas, puede recibir un nombre diferente. Por ejemplo, cuando afecta a la zona de la ingle, se denomina tiña inguinal. Cuando afecta a la zona entre los dedos de los pies, se denomina pie de atleta.

Varios aceites esenciales, enumerados a continuación, pueden ayudar a tratar la tiña. Cuando utilices aceites esenciales, comprueba primero que no eres alérgico a ellos. Diluya el aceite esencial añadiendo de tres a cinco gotas por onza de un aceite portador, como el de oliva o el mineral. A continuación, frótelo sobre la piel sana en una zona del tamaño de una moneda de diez centavos. Si no tiene ninguna reacción en 12 a 24 horas, debería ser seguro utilizarlo en su infección.

tratamiento de la tiña del gato sin receta médica

El nombre de tiña sugiere que se trata de un parásito, pero la tiña es en realidad una afección causada por hongos. Existen varios remedios para la tiña, y la afección puede tratarse incluso en casa. La tiña puede reconocerse fácilmente, ya que provoca calvas de forma redonda. La tiña es contagiosa tanto para los gatos como para los humanos.

La infección por tiña está causada por un hongo que se transmite por el aire, y crea una marca circular en la piel del gato. Hay varios tipos de hongos de tiña, y todos son muy contagiosos. Todos ellos provocan irritación y pérdida de pelo. El gato también tendrá un bulto, que con el tiempo se secará y se volverá amarillo y con costra. La tiña provoca picores, por lo que el gato se rascará, lamerá y morderá las zonas afectadas.

Las tiñas pueden tratarse con cremas fungicidas. Las cremas pueden contener miconazol o clotrimazol, que también son eficaces para tratar las infecciones por hongos. En algunos casos, los propios fungicidas pueden causar irritaciones en la piel. También pueden recetarse comprimidos fungicidas, pero son más caros y pueden tener efectos secundarios como náuseas y letargo.

Leer más  Fotos de lombrices en las heces

Por Pablo Mariscal

Soy Pablo Mariscal periodista especializado en tecnología e informática. Entre mis intereses se encuentran la realidad virtual y la programación, pero mi principal objetivo son las noticias. Llevo cinco años escribiendo sobre tecnología y tres como periodista independiente.