Cómo cocinar el bacalao salado

El bacalao salado o pescado curado con sal no es comestible tal cual. El pescado salado es una conserva a la que se le ha quitado todo el agua. Ya sea con sal seca o con una salmuera, el curado en sal era el único método de conservación de pescado ampliamente disponible hasta el siglo XIX. La gente sigue comiendo pescado curado en sal hoy en día. Pero, para comerlo, hay que eliminar el exceso de sal y rehidratarlo.

Hay dos métodos principales para eliminar el exceso de sal del pescado salado: uno requiere una hora y el otro, una noche de remojo. Este proceso de eliminar el exceso de sal del pescado también lo rehidrata. Por regla general, el objetivo nunca es eliminar toda la sal del pescado; siempre debe quedar un sabor salado. Se quiere que el pescado tenga algo de sabor.

Otro factor importante a tener en cuenta es que no todos los pescados son iguales. Algunos pescados son más salados que otros, algunos retienen más la sal. Es importante probar el pescado salado después de la etapa inicial de remojo o hervido para determinar si debe añadir otra etapa de desalado del pescado.

¿se puede comer bacalao salado crudo?

Es sencillo de preparar, lo que lleva más tiempo es la eliminación del contenido de sal que contiene. En este post, comparto consejos de compra y explico dos métodos sencillos que he utilizado para desalar el bacalao.

Leer más  Bechamel 1 litro de leche

El color del bacalao debe ser blanquecino y debe estar seco. Si ves que ya tiene un color rojizo, ya está en mal estado. Debe oler a mar, pero no debe oler súper fuerte.

Puedes hacerlo de un día para otro, deja el bacalao en remojo unas 12 horas, más si tienes tiempo. Intenta cambiar el agua unas 4 veces (aproximadamente cada 3 horas, o como prefieras esto es orientativo), utilizando agua fría, preferiblemente.

Pasado el tiempo, retira el agua y prueba un trocito del pescado para comprobar que has eliminado el exceso de sal. Puedes repetir este proceso una o dos veces más hasta que tenga el sabor adecuado a tu gusto.

Remojar el bacalao salado en la nevera

Es sencillo de preparar, lo que más tarda es la eliminación del contenido de sal que contiene. En este post, comparto consejos de compra y explico dos métodos sencillos que he utilizado para desalar el bacalao.

El color del bacalao debe ser blanquecino y debe estar seco. Si ves que ya tiene un color rojizo, ya está en mal estado. Debe oler a mar, pero no debe oler súper fuerte.

Puedes hacerlo de un día para otro, deja el bacalao en remojo unas 12 horas, más si tienes tiempo. Intenta cambiar el agua unas 4 veces (aproximadamente cada 3 horas, o como prefieras esto es orientativo), utilizando agua fría, preferiblemente.

Pasado el tiempo, retira el agua y prueba un trocito del pescado para comprobar que has eliminado el exceso de sal. Puedes repetir este proceso una o dos veces más hasta que tenga el sabor adecuado a tu gusto.

Leer más  Como hacer leche frita con maicena

Cómo desalar rápidamente el bacalao

El bacalao seco y salado, a veces denominado bacalao salado o pez salado, es el bacalao que se ha conservado mediante el secado después de la salazón. El bacalao que se ha secado sin añadir sal es el stockfish. El bacalao salado fue durante mucho tiempo una de las principales exportaciones de la región del Atlántico Norte, y se ha convertido en un ingrediente de muchas cocinas del Atlántico y del Mediterráneo.

El bacalao seco y salado se produce desde hace más de 500 años en Terranova, Islandia y las Islas Feroe, y sobre todo en Noruega, donde se llama klippfisk, literalmente “pescado de acantilado”. Tradicionalmente se secaba al aire libre con el viento y el sol, a menudo en acantilados y otras superficies rocosas desnudas. Hoy en día, el klippfisk suele secarse en el interior con la ayuda de calentadores eléctricos.

El bacalao salado era un elemento vital del comercio internacional entre el Nuevo y el Viejo Mundo, y formaba una de las patas del llamado comercio triangular. Así, se extendió por el Atlántico y se convirtió en un ingrediente tradicional no sólo de la cocina del norte de Europa, sino también de la mediterránea, la de África occidental, la del Caribe y la brasileña.

Por Pablo Mariscal

Soy Pablo Mariscal periodista especializado en tecnología e informática. Entre mis intereses se encuentran la realidad virtual y la programación, pero mi principal objetivo son las noticias. Llevo cinco años escribiendo sobre tecnología y tres como periodista independiente.