pollo al horno con bacon

Si quieres una receta fácil de pollo con una deliciosa salsa cremosa, con todo cocinado en una sartén, estos muslos de pollo a la sartén en salsa cremosa de limón con bacon es una receta perfecta para ti.

Los muslos de pollo se cocinan directamente en la sartén: primero, se fríen con la piel hacia abajo para conseguir ese bonito color dorado en el exterior, y luego se cocinan a fuego lento en un caldo de pollo al limón con bacon durante unos 20 minutos hasta que estén completamente hechos y cocidos. Por último, se añade nata y aún más bacon. ¡Qué bueno!

Como suele ocurrir con los muslos de pollo, es mejor comerlos justo después de cocinarlos. A mí me parece que se empapan como sobras, ¡aunque seguirán siendo muy sabrosos!    Acabo de comer algunos muslos de pollo con tocino que me sobraron para la cena, ¡y no me quejo!

Pollo a la sartén con salsa de crema de bacon – Receta de cena KETO, baja en carbohidratos y sin gluten.    Todo se cocina en una sartén.    Primero, se fríen los muslos de pollo con hueso y piel para conseguir ese bonito color marrón en el exterior.    A continuación, cocínalos a fuego lento en un caldo de pollo con limón y tocino durante unos 20 minutos hasta que estén completamente hechos y cocidos.    Por último, añade nata y aún más bacon. ¡Qué bueno!

pollo cremoso con bacon y champiñones

Lo primero que debes hacer es poner el pollo a temperatura ambiente. Freír la carne recién sacada de la nevera hace que se agarre y empiece a soltar mucha humedad. Esto a su vez hace que la carne salga dura y seca. Además, el exceso de humedad hace que el pollo no se dore bien, por lo que se pierde sabor.

Otro consejo a la hora de preparar la pechuga de pollo es partir cada pechuga en dos para duplicar la cantidad. Así no sólo se consigue un 2 por 1, sino que el pollo se cocinará más rápido y de forma más uniforme.

En cuanto a los condimentos, yo los mantengo muy sencillos. La salsa en sí está cargada de sabor y se adhiere al pollo muy bien. Por lo tanto, una pizca de sal y pimienta negra es suficiente para sazonar el pollo. Saca lo mejor del pollo, pero no hasta el punto de que sobrepase la salsa.

Me gusta el tocino grueso. La elección de un corte más grueso ayuda a dar más volumen al plato. También hay que optar por cortes de tocino más grasos (es decir, no medallones y definitivamente no tocino de pavo). La grasa ayuda a crear la base de la salsa.

crema de pollo y bacon con arroz

Lo primero que debes hacer es poner el pollo a temperatura ambiente. Freír la carne recién sacada de la nevera hace que se agarre y empiece a soltar mucha humedad. Esto a su vez hace que la carne salga dura y seca. Además, el exceso de humedad hace que el pollo no se dore bien, por lo que se pierde sabor.

Otro consejo a la hora de preparar la pechuga de pollo es partir cada pechuga en dos para duplicar la cantidad. Así no sólo se consigue un 2 por 1, sino que el pollo se cocinará más rápido y de forma más uniforme.

En cuanto a los condimentos, yo los mantengo muy sencillos. La salsa en sí está cargada de sabor y se adhiere al pollo muy bien. Por lo tanto, una pizca de sal y pimienta negra es suficiente para sazonar el pollo. Saca lo mejor del pollo, pero no hasta el punto de que sobrepase la salsa.

Me gusta el tocino grueso. La elección de un corte más grueso ayuda a dar más volumen al plato. También hay que optar por cortes de tocino más grasos (es decir, no medallones y definitivamente no tocino de pavo). La grasa ayuda a crear la base de la salsa.

crema agria de pollo y tocino

Para cenas increíbles garantizadas de última hora que encantarán a toda la familia, recomiendo encarecidamente tener pollo, tocino, crema agria y pasta o arroz seco en el refrigerador y la despensa. Para alguien como yo que es muy inconsistente en el departamento de planificación de comidas de la edad adulta, he encontrado que esto es extremadamente útil.

Este pollo cremoso con tocino es una comida cremosa y deliciosa y es muy fácil de hacer. Recomiendo encarecidamente acompañarlo con sí, pasta cocida, arroz, o incluso cebada, y definitivamente algo verde. Brócoli, espárragos y coles de Bruselas son todos deliciosos.

Si alguna vez has cocinado con pechugas de pollo te habrás dado cuenta de lo desiguales que son. Un extremo es grueso, mientras que el extremo opuesto es fino. Este grosor desigual suele dar lugar a un pollo poco cocido y seco que nunca es agradable de comer.

Para remediarlo, convertimos las pechugas de pollo en chuletas de pollo de grosor uniforme. Para ello, basta con cortar la pechuga por la mitad horizontalmente, lo que dará lugar a dos chuletas más finas. Para asegurarse de que tienen el mismo grosor, golpee los extremos más gruesos de la pechuga hasta que tengan el mismo grosor.

Leer más  Arroz con gambas y almejas cádiz

Por Pablo Mariscal

Soy Pablo Mariscal periodista especializado en tecnología e informática. Entre mis intereses se encuentran la realidad virtual y la programación, pero mi principal objetivo son las noticias. Llevo cinco años escribiendo sobre tecnología y tres como periodista independiente.