Coches eléctricos chinos

Es posible que este artículo no esté bien enfocado o que se refiera a más de un tema. Por favor, ayude a mejorar este artículo, posiblemente dividiendo el artículo y/o introduciendo una página de desambiguación, o discuta este tema en la página de discusión. (Noviembre de 2019)

El primer metro de China se construyó en Pekín en enero de 1970,[5] casi cien años después de su desarrollo inicial en Londres. En 1984, ya existían 66 grandes sistemas de metro en todo el mundo. El tránsito ferroviario urbano contribuyó a aliviar la inmensa presión causada por la congestión del tráfico urbano, al tiempo que permitía a los viajeros desplazarse con gran rapidez y comodidad. Tianjin fue la segunda ciudad en contar con un sistema de tránsito rápido urbano y Shanghai la tercera, esta última inauguró su metro en 1995 que incorporaba tanto líneas de metro como de tren ligero.

Los dos principales tipos de vehículos de dos ruedas en China: las bicicletas de dos ruedas propulsadas por el pedaleo humano complementado por la energía eléctrica de una batería de almacenamiento (estilo bicicleta), y los scooters de baja velocidad propulsados casi únicamente por la electricidad (estilo scooter). La tecnología de ambos tipos es similar. La industria china de vehículos eléctricos de dos ruedas comenzó bajo la economía planificada de los años sesenta del siglo XX. Sin embargo, los primeros esfuerzos por desarrollar y comercializar estos vehículos eléctricos fracasaron. Un grupo de empresarios se reunió en la década de 1980 para reactivar la incipiente industria, pero sus ambiciones se vieron frustradas por la escasa tecnología y el limitado apoyo del gobierno.

Li auto

La fabricación del primer coche eléctrico de fabricación local en Egipto ha sufrido un bache debido al fracaso de las negociaciones entre el Ministerio de Comercio e Industria egipcio y Dongfeng Motor Corporation en relación con el acuerdo para fabricar el coche eléctrico E70.

Leer más  En que se gastan los impuestos en españa

Los asistentes observan el ENS1 de Dongfeng Honda el 21 de octubre de 2021, en Wuhan (China). Más de 150 marcas participaron en el Salón del Automóvil de Wuhan 2021. Según informes locales, más de 20 marcas nacionales de vehículos eléctricos participaron en la exposición. – Getty Images

EL CAIRO – El sueño egipcio de fabricar el primer coche eléctrico local no ha ido sobre ruedas. De hecho, se topó con un bache, ya que Egipto anunció la suspensión de las negociaciones con su socio chino, Dongfeng Motor Corporation, para producir el primer coche eléctrico egipcio.

El Ministerio de Obras Públicas egipcio anunció en un comunicado el 11 de noviembre de 2021 que “las negociaciones con Dongfeng para producir el coche eléctrico E70, en cooperación con Al Nasr Automotive Manufacturing Company, afiliada al Ministerio, se han detenido”.

La mayor empresa china de coches eléctricos

Este artículo puede carecer de enfoque o puede tratarse de más de un tema. Por favor, ayude a mejorar este artículo, posiblemente dividiendo el artículo y/o introduciendo una página de desambiguación, o discuta este tema en la página de discusión. (Noviembre de 2019)

El primer metro de China se construyó en Pekín en enero de 1970,[5] casi cien años después de su desarrollo inicial en Londres. En 1984, ya existían 66 grandes sistemas de metro en todo el mundo. El tránsito ferroviario urbano contribuyó a aliviar la inmensa presión causada por la congestión del tráfico urbano, al tiempo que permitía a los viajeros desplazarse con gran rapidez y comodidad. Tianjin fue la segunda ciudad en contar con un sistema de tránsito rápido urbano y Shanghai la tercera, esta última inauguró su metro en 1995 que incorporaba tanto líneas de metro como de tren ligero.

Leer más  Placas solares sin baterias

Los dos principales tipos de vehículos de dos ruedas en China: las bicicletas de dos ruedas propulsadas por el pedaleo humano complementado por la energía eléctrica de una batería de almacenamiento (estilo bicicleta), y los scooters de baja velocidad propulsados casi únicamente por la electricidad (estilo scooter). La tecnología de ambos tipos es similar. La industria china de vehículos eléctricos de dos ruedas comenzó bajo la economía planificada de los años sesenta del siglo XX. Sin embargo, los primeros esfuerzos por desarrollar y comercializar estos vehículos eléctricos fracasaron. Un grupo de empresarios se reunió en la década de 1980 para reactivar la incipiente industria, pero sus ambiciones se vieron frustradas por la escasa tecnología y el limitado apoyo del gobierno.

La empresa china de coches eléctricos xpeng

Al igual que Nio, el fabricante chino de coches eléctricos Xpeng ha iniciado su expansión internacional. Pero, a diferencia de su rival, que realizó una serie de llamativas campañas en Noruega, Xpeng se lanzó discretamente en el país escandinavo el mes pasado.

“El G9 es nuestro primer modelo concebido y desarrollado desde cero tanto para el mercado internacional como para el chino, llevando nuestros diseños más sofisticados a nuestros clientes de todo el mundo”, dijo el cofundador y presidente de la empresa, Henry Xia, en una exposición de automóviles el viernes.

El SUV es el cuarto modelo de producción de Xpeng y será el primero en contar con el último sistema avanzado de asistencia al conductor del fabricante. El ADAS, llamado Xpilot 4.0, está pensado para la conducción urbana, como explicó Xpeng en su Día de la Tecnología el mes pasado. La incorporación de Xpilot 4.0 a un vehículo de pasajeros es ambiciosa, ya que la versión pretende asistir desde “el arranque del vehículo hasta el aparcamiento”, un gran paso hacia la conducción totalmente autónoma.

Leer más  Como comportarse en una entrevista de trabajo

En otras palabras, el G9 estará repleto de sensores. Pero Xpeng intenta que sean discretos. Por ejemplo, sus unidades de doble lidar se han integrado en los faros. El Lidar ha sido tradicionalmente demasiado caro para los coches de producción en serie, pero Xpeng y otras empresas del sector están trabajando para que la tecnología de detección sea asequible.

Por Pablo Mariscal

Soy Pablo Mariscal periodista especializado en tecnología e informática. Entre mis intereses se encuentran la realidad virtual y la programación, pero mi principal objetivo son las noticias. Llevo cinco años escribiendo sobre tecnología y tres como periodista independiente.