Wikipedia

No todos los lugares que se describen como una joya oculta lo parecen realmente, pero esta playa sí. Es a la vez un lugar escondido (hay que llegar a través de una corta caminata) y una joya (una diminuta cala de aguas color esmeralda). Para llegar aquí, primero hay que conducir hasta la zona residencial de Isla Blanca. Aparque donde el asfalto se vuelve demasiado malo para conducir. Baje hasta un sendero de tierra. Siga el camino señalizado hasta la cala. Es un camino precioso, en lo alto de los acantilados que caen al agua. Allí encontrará una pequeña medialuna aislada bordeada de cabañas de pescadores. No se puede pedir un lugar más bonito para hacer un picnic o bucear. Las playas de guijarros son las mejores para bucear. Haga tiempo para la caminata de vuelta.Consejos de viaje de Es Portitxol

Cala salada

Una playa muy pequeña y aislada, rodeada de colinas y pinares. Suele ser frecuentada sólo por los pescadores de las barcas. Es un lugar recomendado para los amantes del senderismo que buscan lugares lejanos y aguas cristalinas. Para encontrarlo, hay que partir de la zona residencial de Isla Blanca y tomar una pista hacia el Penyal de s’Aguila. Desde un recodo de esta pista, sale un camino hacia Es Portitxol, con un largo y pronunciado descenso hasta el mar.

Desde Sant Miquel, hay que tomar la carretera de Sant Mateu. Al final de la carretera hay que ir al casco urbano. Antes de entrar en el casco urbano, tomar la calle de la derecha. Después de una zona de casas, encontrará una bifurcación. Tome la calle de la derecha y continúe otros 350 metros hasta que vea un muro de piedra a la izquierda. Junto al muro verá una pequeña flecha azul que indica el camino que lleva a Es Portixol. La bajada dura 20 minutos y la vuelta media hora.

Es canaret

Ibiza está llena de magníficas playas perfectas para disfrutar del sol y del mar. Queremos mostrarte los rincones más increíbles y menos concurridos de Ibiza, calas idílicas aptas sólo para aquellos que estén dispuestos a explorar cada rincón de la isla sin preocuparse por el reto que supone y dispuestos a prescindir de la comodidad de una tumbona o un chiringuito, ya que lo que predomina en estos lugares que hoy te vamos a mostrar es la paz y la tranquilidad que sólo puedes encontrar en estas calas escondidas.

Leer más  Mapa paris torre eiffel

Una de las calas de playa más complicadas de acceder es Es Portitxol, una bahía de pescadores situada entre la costa de Sant Mateu y Sant Miquel. Llegar hasta aquí supone recorrer un largo camino a través de senderos escondidos, pero tras alcanzar el objetivo te darás cuenta de que todo el esfuerzo ha merecido la pena, ya que las impresionantes vistas que contemplarás al llegar a sus alrededores no tienen precio. ¿Y qué tiene de especial este lugar? Su cerrada geografía convierte a esta cala en una especie de lago atrapado entre acantilados y vegetación salvaje donde apenas encontrarás visitantes. Otro de los atributos fuertes de Es Portitxol son sus aguas prístinas que parecen obligarte a darte un baño. Un lugar increíblemente maravilloso del que no querrás salir. Para acceder a Es Portitxol te animamos a que estudies bien la ruta, ya que hay una parte que hay que hacer a pie y te aconsejamos encarecidamente que lleves agua y comida ya que es uno de los rincones más escondidos de la isla donde no encontrarás los servicios habituales de otras playas.

Cala d’hort

La pequeña cala de Es Portitxol es una de las playas más escondidas de la isla de Ibiza. Para llegar a ella hay que caminar durante unos 30 minutos por un bonito sendero que recorre la costa, permitiendo disfrutar de las hermosas vistas de la zona.

Para llegar a Es Portitxol tenemos que conducir en dirección a Sant Miquel y desviarnos por la carretera de Sant Mateu hasta llegar a la urbanización “Isla Blanca” y atravesarla. Una vez que veamos que el pavimento de la calle se vuelve de peor calidad tenemos que aparcar el coche y empezar a bajar. Se recomienda llevar algo de agua y llevar calzado adecuado.

Leer más  Excursiones a sintra desde lisboa

La vista que veremos desde arriba es ya inmejorable. Desde allí veremos un pequeño camino de tierra marcado con una alambrada. Debemos permanecer todo el tiempo en esta pista. Desde aquí podemos ver unas vistas espectaculares de la costa norte de Ibiza. Aunque es un camino de tierra, está perfectamente señalizado.

A estas alturas, entre los pinos típicamente mediterráneos, ya podemos ver Es Portitxol con sus características casetas de pescadores.Nos estamos acercando. Se trata de una increíble cala con aguas turquesas, como una auténtica piscina.Ya estamos en Es Portitxol. Es un lugar de pescadores, donde tienen sus casetas de pescadores. El ambiente es típicamente ibicenco tradicional: Pescadores con sus barcos de pesca. Las casetas se sitúan rodeando la cala, con forma de media luna, en medio de un paisaje increíble y normalmente muy tranquilo.

Por Pablo Mariscal

Soy Pablo Mariscal periodista especializado en tecnología e informática. Entre mis intereses se encuentran la realidad virtual y la programación, pero mi principal objetivo son las noticias. Llevo cinco años escribiendo sobre tecnología y tres como periodista independiente.