Colitis alérgica del bebé

Si se alarma por la presencia de sangre en las cacas de su bebé, no es el único. La mayoría de los padres se asustan cuando encuentran sangre en las heces de su bebé y es comprensible. Sin embargo, lo que parece sangre podría ser un cambio en el color de las heces debido a una dieta ligeramente modificada. Pero lo mejor es no ignorar las vetas de sangre en las heces del bebé e informar inmediatamente a su pediatra.

La sangre en las heces del bebé puede identificarse por varias vetas rojas que parecen separadas. Las heces del bebé también pueden tener pequeñas manchas. Puedes observar el revestimiento blanco del pañal del bebé donde se puede ver fácilmente. Recuerda que será claramente diferente del color de las heces.

La sangre del recto o del colon suele ser de color rojo brillante y se puede ver un único reguero fuera de las heces. La sangre de color marrón oscuro, negro o granate que parece mezclada homogéneamente con las heces podría estar rezumando del tracto gastrointestinal.

Hay dos formas de sangre que pueden verse en las heces de un bebé. Puede ser visible a simple vista y tener el aspecto de manchas rojas o de sangre oculta en las heces, que puede detectarse mediante un análisis químico o un examen microscópico. El sangrado dentro del estómago da a las heces un aspecto más oscuro, ya que la sangre se digiere.

Alivio de los gases del bebé

Un bebé de un mes está creciendo y prosperando, pero ha sido dirigido a Urgencias a las 23:15 horas de un martes por la noche debido a la presencia de sangre en sus heces. Los padres llamaron al teléfono de guardia de su médico de cabecera y fueron dirigidos al Servicio de Urgencias. El paciente era un bebé a término sin complicaciones ni problemas para la madre durante el embarazo. Nació en un hospital y recibió vitamina K. No sangró excesivamente tras la circuncisión. Ha crecido y prosperado, y no tiene fiebre, ni síntomas respiratorios, ni inquietud. Se alimenta con una fórmula a base de leche, 3 onzas cada 3 horas y ha tenido 5-7 heces blandas de color marrón amarillento todos los días durante las últimas semanas. En los últimos 3 o 4 días sus heces han sido más sueltas, sin un cambio sustancial en la frecuencia. Hoy, los padres han observado algunas vetas de sangre roja brillante mezcladas con las heces en tres cambios de pañal distintos.

Leer más  Porque mi gato tiene una bola en el cachete

Es casi seguro que se trata de una colitis inducida por la leche (también conocida como proctocolitis inducida por proteínas de la leche), que es una reacción inflamatoria causada por la ingestión de proteínas de la leche. También puede ser causada por la soja. Por lo tanto, también puede denominarse proctocolitis inducida por proteínas alimentarias.  Se trata de un problema casi exclusivo de los bebés y generalmente se resuelve entre los 6 meses y el año y medio de edad. Es más frecuente en los bebés que toman leche o fórmula a base de soja, y es más raro que se produzca por los productos lácteos de la dieta de una madre lactante.

Bebés con proctocolitis

Es probable que tu flamante paquete de alegría te bendiga con su primera caca a las 24 horas de su nacimiento. Esa primera caca es la más extraña… está formada por todo lo que el bebé ha ingerido dentro del útero, como el líquido amniótico y el agua. Esta primera deposición se llama meconio y es de un color verdoso-negro pegajoso. Por suerte, en los días siguientes, las cacas de tu dulce bebé serán más acuosas y de color más claro.

Si estás amamantando a tu dulce cariño, sus cacas serán amarillentas y líquidas. Algunos bebés defecan después de cada sesión de lactancia… mientras que otros sólo hacen 3-4 veces al día. Cuando tu bebé tenga entre uno y dos meses, las cacas se espesarán hasta alcanzar la consistencia de la avena y se producirán una vez al día o menos. No te preocupes por llamar al médico a menos que tu bebé no tenga el pañal muy sucio durante más de 3 días… pero llama antes si tu bebé llora poco, chupa poco o se comporta mal.

Leer más  Sonido de gatitos pequeños

Si le das la leche de fórmula, la caca de tu pequeño será más espesa y firme, como la mantequilla de cacahuete. El color puede variar entre el amarillo, el marrón y el verde. Alrededor de su primer o segundo mes de vida, es posible que tu pequeño empiece a pasar varios días sin defecar. Esto es normal.

Falsa menstruación

Si acabas de tener una niña, es normal que tenga un poco de flujo vaginal con sangre en el pañal. Cuando estabas embarazada, los estrógenos de tu cuerpo pueden haber estimulado su matriz (útero). Ahora que no tiene tus hormonas además de las suyas, el descenso de su nivel de estrógenos puede haber desencadenado una mini menstruación. Esto puede parecer alarmante, pero no hay que preocuparse. El sangrado se detendrá en cuanto sus hormonas se ajusten a los niveles normales.

Si tu bebé está estreñido, es posible que se esfuerce al hacer caca. Este esfuerzo puede provocar pequeñas grietas en la piel que rodea el ano (fisuras anales), que pueden sangrar cuando hace caca. No es de extrañar que las fisuras anales sean muy molestas para tu bebé. Si parece que le duele, un baño caliente una o dos veces al día puede hacer que se sienta mejor. También puedes utilizar una crema antiséptica para aliviar la zona. Cuando deje de estar estreñido, las fisuras deberían curarse en unas semanas.

Es posible que veas sangre en las cacas de tu bebé si tiene diarrea. Si tu bebé tiene una erupción severa en el pañal, su delicada piel rota puede dejar rastros de sangre en el pañal. Otra posible causa es la alergia a las proteínas de la leche de vaca. La proteína de la leche de vaca puede irritar el sistema digestivo de tu bebé y hacer que sus cacas se tiñan de sangre.

Por Pablo Mariscal

Soy Pablo Mariscal periodista especializado en tecnología e informática. Entre mis intereses se encuentran la realidad virtual y la programación, pero mi principal objetivo son las noticias. Llevo cinco años escribiendo sobre tecnología y tres como periodista independiente.