Cómo derretir el chocolate en una sartén

Fundir el chocolate es un proceso sencillo, pero puede ser complicado. Si no se tiene cuidado, el chocolate puede quemarse, separarse (en sus partes líquidas y sólidas) o volverse grasiento. Los mejores métodos para derretir el chocolate son el uso de una caldera doble en la estufa o el microondas al 50% de potencia.

Independientemente del método, el primer paso es trocearlo. Si se trabaja con una tableta de chocolate gruesa, hay que sujetar un cuchillo grande en una esquina y presionar uniformemente. Corta a unos 2,5 cm de la esquina, luego gira el chocolate y repite la operación con las otras esquinas hasta picar todo el bloque.

Para derretir el chocolate en la estufa, coloque el chocolate picado en la parte superior de una caldera doble sobre agua apenas hirviendo. Este método mantiene el chocolate alejado del calor directo, lo que permite que se derrita a una temperatura lo suficientemente baja como para evitar que se queme y se separe.  Cuando el chocolate empiece a fundirse, remuévelo de vez en cuando para que se funda de manera uniforme.

¿No tienes una caldera doble? No se preocupe. Simplemente pon un bol resistente al calor encima de un cazo pequeño. Llena la cacerola con 1/2 pulgada a 1 pulgada de agua, asegurándose de que el tazón no toque el agua. Además, asegúrese de que no haya líquido en el chocolate o éste se endurecerá y formará grumos, es decir, se agarrará.

Leer más  Como hacer ensalada cesar

Cómo evitar que el chocolate fundido se endurezca demasiado

El chocolate es delicioso en cualquier forma, así que ¿por qué fundirlo? Al fundir el chocolate, se crea una herramienta para bañar, cubrir y decorar con chocolate. También se da un paso clave para seguir las recetas de una amplia gama de golosinas, como el glaseado de chocolate, las trufas, ciertos tipos de brownies y magdalenas, el suflé de chocolate y mucho más.

Hay diferentes tipos de chocolate para fundir; antes de seleccionar su chocolate es importante saber si está formulado específicamente para fundirlo en una fuente de chocolate o para crear una cobertura crujiente. Aunque estas formulaciones especiales son deliciosas, puede que no sean adecuadas para la receta que ha seleccionado.

Fundir chocolate no es lo mismo que atemperar chocolate, aunque la fusión es un paso necesario en el proceso de atemperado. El chocolate se puede fundir en el microondas o en un baño de agua caliente.

El microondas es una gran herramienta para fundir el chocolate. Si se utiliza correctamente, puede derretir el chocolate más rápidamente que una caldera doble con un esfuerzo y un desorden mínimos. Lo más importante para fundir chocolate en el microondas es elegir un recipiente adecuado. Lo ideal es fundir el chocolate en un recipiente apto para microondas que permanezca frío o ligeramente caliente después de varios minutos de microondas casi continuos. Si el recipiente está demasiado caliente para que usted lo pueda manipular después de haberlo metido en el microondas, es que está demasiado caliente para el chocolate. Si el chocolate se ha sobrecalentado, viértalo inmediatamente en un bol frío, añada trozos de chocolate sin fundir y remueva continuamente.

Leer más  Carne guisada de cerdo con patatas

Cómo fundir el chocolate para sumergirlo

Un “templado” adecuado -calentar y enfriar el chocolate para estabilizarlo para la elaboración de caramelos y golosinas- da al chocolate un acabado suave y brillante, evita que se derrita fácilmente en los dedos y permite que se asiente de forma excelente para los dulces bañados y cubiertos de chocolate.

Ralle o pique la cantidad deseada de chocolate. Coloque dos tercios del chocolate en la parte superior de una olla doble. Calentar sobre agua caliente pero no hirviendo, removiendo constantemente, hasta que el chocolate alcance los 110°-115°F.

Colocar el recipiente superior de la caldera doble sobre una toalla. Enfriar el chocolate a 95°-100°F. Añadir el resto del chocolate a la cacerola superior, removiendo hasta que se derrita. El chocolate ya está listo para ser utilizado para moldear caramelos, recubrir o bañar.

Comenzando con una libra de chocolate partido, derrita dos tercios del chocolate a fuego indirecto, como en la cacerola superior de una caldera doble. Derretir sólo hasta que el chocolate esté líquido y suave (a 110°-115°F).

Cuando esté suave, añadir el tercio restante de chocolate partido y calentar de nuevo hasta que todo el chocolate esté suave.Verter el chocolate sobre un mármol u otra superficie fría, lisa y no porosa. Con una espátula, raspar y remover el chocolate por la superficie para alisarlo y enfriarlo. Cuando el chocolate se enfríe a 80°-82°F, volver a ponerlo en la cacerola superior de la caldera doble. Colóquelo sobre agua caliente, no hirviendo. Calentar y remover constantemente, hasta que alcance los 87°-91°F. Retirar el recipiente superior de la caldera doble. El chocolate ya está listo para ser utilizado para moldear caramelos, recubrir o bañar.

Obleas fundentes ghirardelli va

A veces quieres derretir el chocolate para rociarlo sobre el helado o las delicias horneadas, o para mezclarlo con la masa de una magdalena o un pastel… pero la idea de derretir el chocolate puede parecer desalentadora. Te voy a enseñar que no tiene por qué ser difícil y cómo lo hago yo fácilmente y sin complicaciones.

Leer más  Ensaladilla de patatas y gambas

Ten en cuenta que no estoy hablando de templar el chocolate, que tiene usos muy específicos y requiere mucha más delicadeza en la creación. En este post no se trata de derretir el chocolate con la intención de convertirlo en caramelos o barritas ni nada del otro mundo.

Este método consiste en colocar un recipiente pesado y resistente (a menudo de cristal) sobre una olla con agua a fuego lento en la cocina. El calor del agua hirviendo calienta el cuenco y derrite el chocolate. Se obtienen resultados bastante perfectos para conseguir un chocolate fundido suave.

Sin embargo, siempre hay que utilizar un soporte o guante para mantener el cuenco firme mientras se remueve, ya que estará ardiendo por estar sobre una olla de agua hirviendo. También hay que tener en cuenta el vapor caliente del agua hirviendo y el riesgo de que un exceso de vapor provoque la entrada de agua en el chocolate, lo que provocaría su agarrotamiento… lo que no es nada bueno.

Por Pablo Mariscal

Soy Pablo Mariscal periodista especializado en tecnología e informática. Entre mis intereses se encuentran la realidad virtual y la programación, pero mi principal objetivo son las noticias. Llevo cinco años escribiendo sobre tecnología y tres como periodista independiente.