Qué hacer con el membrillo

La fruta del membrillo ha sido apreciada desde la antigüedad y hasta principios del siglo XIX todavía se encontraba en el jardín de muchas casas.  Ya en 1922, el gran pomólogo neoyorquino U. P. Hedrick se lamentaba de que “el membrillo, la ‘manzana de oro’ de los antiguos, antaño dedicado a las divinidades y considerado como el emblema del amor y la felicidad, durante siglos la fruta favorita, es ahora descuidado y el menos estimado de los frutos arbóreos comúnmente cultivados”.

Aunque fue muy venerada durante mucho tiempo, ha caído en desgracia hasta el punto de que poca gente ha oído hablar de ella y mucho menos ha probado una.    No me explico cómo ha sucedido esto, porque es una de las frutas más infravaloradas y espectaculares que existen.

Aunque es de la misma familia que las manzanas y las peras, el membrillo es prácticamente incomestible crudo, por muy maduro que esté, y hay que cocinarlo.    Y aunque se considera menos versátil que las manzanas y las peras, y es difícil de encontrar ya, tiene un sabor tan increíble y único que merece la pena todo esfuerzo por encontrarlo.

Cuero de fruta

Si no conoces esta fruta, quizá te preguntes a qué sabe el membrillo. Vamos a ver de cerca el sabor de esta fruta, su textura y otros datos útiles como su uso en la cocina.

La gente suele comparar la textura del membrillo cocido con la de la manzana. Pero verás que no mantiene su forma tan bien y no tiene ningún chasquido. En cambio, la carne del membrillo se vuelve blanda y gelatinosa a medida que se deshace, más parecida a la de una pera cocida.

Leer más  Asar castañas en horno microondas

El sabor del membrillo varía según la variedad. En Estados Unidos, la pulpa de la fruta es menos jugosa y más densa que las que se venden en los mercados del sudeste asiático y otras zonas tropicales del mundo.

Los recién llegados al membrillo cometen el error de buscar frutos que se hayan vuelto blandos, pero esto significa que están podridos. En su lugar, hay que palpar el membrillo para asegurarse de que sigue siendo firme y también pesado para su tamaño. La piel debe tener un tono amarillo brillante; los verdes están poco maduros. Evite los membrillos que tengan grandes magulladuras o puntos blandos.

Los membrillos pueden conservarse a temperatura ambiente hasta 2 semanas. Hay que tener en cuenta que liberan gas etileno, lo que acelerará el proceso de maduración de la fruta que los rodea. La fruta también se puede refrigerar durante un máximo de 3 semanas, en un plástico envuelto sin apretar.

Recetas de membrillo en waitrose

Elaborado a partir del fragante membrillo, el membrillo es delicioso con la carne de cerdo, su inconfundible dulzura se combina perfectamente con el hinojo y la pimienta negra. Es un plato que chupa los huesos, definitivamente para comer con los dedos.

IngredientesMétodoPrecaliente el horno a 220°C/425°F/Gas 7. Con un cuchillo afilado (un cuchillo Stanley es perfecto), marque la piel del cerdo a través de la grasa, pero no la carne, haciendo cortes diagonales a unos 2cm/¾in de distancia. A continuación, corte la carne en ocho tiras de unos 13 x 5 cm/5 x 2 pulgadas.

Aplique una buena cantidad de aceite de oliva a la piel de cerdo y espolvoree la pimienta, las semillas de hinojo y las escamas de sal marina, frotando bien en los cortes. Colocar la piel hacia arriba en una rejilla en una fuente de horno poco profunda y asar durante 20 minutos.

Leer más  Aros de cebolla receta

Mientras se asa la carne, se pone el membrillo, el zumo de limón y las 2 cucharadas de aceite de oliva en una cacerola pequeña. Se remueve a fuego lento hasta que se derrita, y se deja burbujear suavemente durante uno o dos minutos hasta que esté ligeramente almibarado.

Saque la carne del horno y reduzca la temperatura a 180°C/350°F/Gas 4. Unte el glaseado de membrillo sobre la carne, asegurándose de que llegue a todas las grietas. Volver a meter la carne en el horno y asarla durante 30-35 minutos, rociándola con el glaseado cada 10 minutos aproximadamente.

Receta de rollitos de fruta

Mudarme a lo que se anunciaba como una “cabaña” en Craigslist (en realidad era un diminuto apartamento independiente de una habitación enclavado entre dos casas en el centro de Astoria, Queens) resultó ser el momento decisivo de mi vida como comedora seria. El espacio exterior que me permitieron tener una parrilla, y al instante me enamoré de cocinar sobre un fuego vivo, lo que me ha llevado a donde estoy hoy. A pesar de todo lo que logré para convertirme en un cocinero decente en mis seis veranos allí, miro hacia atrás y lamento una cosa que nunca aproveché: una fuente constante de membrillos.

El día de la mudanza, pregunté por el gran árbol frutal del patio de mi casera, que me dijo que daba membrillos en otoño. Durante mi primera cosecha allí, un día dejó un par de membrillos en mi puerta, dejándome desconcertada sobre qué hacer con los frutos de pulpa dura y peluda. No recuerdo exactamente qué fue de ellos, pero ciertamente no fue nada grandioso, porque después de eso dejé que la pared blanca de humo que se elevaba de mi Weber Smokey Mountain bloqueara mi visión de la abundancia de grandes frutos que había al otro lado.

Por Pablo Mariscal

Soy Pablo Mariscal periodista especializado en tecnología e informática. Entre mis intereses se encuentran la realidad virtual y la programación, pero mi principal objetivo son las noticias. Llevo cinco años escribiendo sobre tecnología y tres como periodista independiente.