La mejor receta de flan de queso crema

Sin embargo, Andrés ha reconocido que esos flanes pueden no ser los más logrados; a menudo se cocinan a una temperatura demasiado alta y tienden a volverse granulosos o gomosos. En muchas cocinas de restaurantes, los cocineros no se molestan en caramelizar el azúcar por completo, lo que da lugar a un postre enfermizamente dulce. Además, como dijo Button, el sabor de la yema de huevo endulzada no siempre encaja con la sensibilidad moderna. Estas cosas han dado mala fama al flan en algunos círculos.

Yo me crié con el flan como una delicia extraescolar, servida en los restaurantes cubano-chinos de Manhattan que alimentaban a los expatriados con café con leche, sopa de wonton y nostalgia. Poner una cuchara de caramelo ámbar sobre cada bocado fresco y cremoso formaba parte del delicioso ritual.

Me empeñé en elaborar un flan que restableciera el equilibrio entre lo amargo, lo lácteo y lo dulce que lo convierte en un clásico. Ese borde de caramelo afilado contra la redondez de las natillas, como la capa de azúcar “quemada” sobre la creme brulee, es esencial. La creme brulee, llamada crema catalana en España, es fundamentalmente lo mismo que el flan, sólo que es más difícil de hacer. Y, sin embargo, se lleva toda la gloria.

Flan de queso puertorriqueño

Flan de Queso | Hace poco publiqué un flan de calabaza para celebrar el otoño. Esta vez pensé en compartir mi flan favorito de todos los flanes. No hay duda de que si asistes a una fiesta o cena puertorriqueña encontrarás flan en la mesa.

Somos típicamente conocidos como un pueblo que da y comparte pero, confieso que me cuesta compartir el flan. Soy una mala compartidora de flanes. Pero no me lo puedes echar en cara porque una vez que pruebes este flan tú también serás un mal compartidor de flanes.

Leer más  Receta aros de cebolla foster hollywood

Al principio, pensarás: “Oh, haré un poco de flan para mi familia, amigos o compañeros de trabajo”.    Pero cuando pruebes por primera vez este flan, acabarás comiéndotelo todo mientras te escondes en el armario. Créeme, te convertirás en un rabioso malvado repartidor de flanes, atacando a cualquier mano que se acerque a tomar algo de tu flan.

Hay muchos tipos de flan. De queso, de coco, de calabaza, de vainilla, de ron, de café, de chocolate. Yo me inclino por el de queso, el de vainilla o el de coco.    Hay muchas cosas que hacen que un flan sea delicioso.    La textura cremosa, el caramelo y, para algunos, nos recuerda a nuestro hogar. Hay muchas cosas que pueden hacer que un flan sea delicioso, pero hay otras tantas que pueden hacer que sea malo.

Flan de queso sin hornear

El Flan de Queso es un suave flan de queso crema cubierto con una decadente capa de caramelo casero. Con sólo 5 ingredientes y menos de 5 minutos de preparación, esta rica variación del flan tradicional es algo que puedes dominar rápidamente. Sírvelo frío para darle un dulce final a tu próxima cena familiar.

Caliente el horno a 350°F. En una cacerola pequeña a fuego medio-alto, añade el azúcar y ½ taza de agua. Lleva el agua a ebullición, removiendo constantemente hasta que el azúcar se disuelva. Continúe cocinando la mezcla de azúcar, sin remover, hasta que esté dorada y caramelizada, unos 15 minutos. Vierta con cuidado el caramelo en un molde a prueba de calor de 8 tazas, girando rápidamente para cubrir uniformemente el fondo antes de que el caramelo se endurezca; reserve.

Leer más  Receta de papas aliñas

En un tazón mediano, con una batidora de mano o un batidor, bata el queso crema y los huevos hasta que estén suaves. Bata la leche condensada y la leche evaporada hasta que esté suave y combinada. Vierta la mezcla de queso crema en el molde preparado con el caramelo; cúbralo bien con papel de aluminio. Coloque el molde en un recipiente más grande y profundo. Vierta suficiente agua caliente (no hirviendo) en la cacerola más grande, hasta que el agua llegue a la mitad de los lados del molde de flan para formar un baño de María.

Flan de crema de queso de coco

Estábamos celebrando una fiesta de paella para nuestro club de cenas y un flan de caramelo cremoso parecía apropiado para la ocasión. Mi marido no es un fanático del caramelo, pero se comió felizmente su porción y todas las sobras en la nevera. Mi conclusión obvia es que ¡tengo una receta ganadora!

Si no te importa que los bordes no estén perfectamente lisos, pasa un cuchillo por el perímetro del flan para ayudar a aflojarlo, sumerge el fondo en una cacerola con agua hirviendo durante unos segundos y luego dale la vuelta al flan en un plato de servir.    Quería probar primero otros métodos para tratar de mantener los lados lo más intactos posible.

Probé todos los consejos que había investigado. El primero fue golpear el lateral de la sartén con la palma de la mano para romper el sello y luego invertir el flan. No me funcionó. Añadí una inmersión en el agua caliente durante unos segundos. No me funcionó. Metí un cuchillo y sólo lo pasé por uno o dos centímetros para ayudar a que el flan se soltara, lo volví a golpear y de nuevo, no se soltó. Finalmente, sumergí el flan en el agua caliente y lo dejé allí durante un minuto (recuerda que ya había roto el sello), y finalmente conseguí que el flan se soltara en el plato de servir. Y, por fin, conseguí que el flan se soltara en el plato de servir.

Por Pablo Mariscal

Soy Pablo Mariscal periodista especializado en tecnología e informática. Entre mis intereses se encuentran la realidad virtual y la programación, pero mi principal objetivo son las noticias. Llevo cinco años escribiendo sobre tecnología y tres como periodista independiente.